El único camino

image-43

Octavio Paz, reconocido  escritor mexicano y ganador del Premio Nobel de Literatura en el año 1990; en  una de sus obras literarias llegó a la conclusión que la humanidad no había  encontrado  un camino para que exista “un mundo en donde no imperen ya la  mentira, la mala fe, el disimulo, la avidez sin escrúpulos, la violencia y la  simulación“.

El libro titulado El Laberinto  de la Soledad fué escrito en el año 1950 y  nos unimos a Octavio Paz en afirmar  con toda certeza que nuestro mundo todavía no ha encontrado un camino efectivo  para solucionar los problemas de nuestra sociedad miserable en la que vivimos.

El rey Salomón, que  llegó a ser el genio literario del mundo de su tiempo ya había escrito en el  libro de Proverbios: “Hay camino que al hombre parece derecho;  pero su fin es camino de muerte” (14:12).

El camino del hombre solamente  puede producir: “adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría,  hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones,  herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas”  (Gálatas 5:19 -21)

La naturaleza pecaminosa del  hombre jamás le permitirá establecer en este mundo un camino derecho;porque aún  lo que le parece derecho es al final un camino de muerte. Dios le  dijo al profeta Isaías: “Mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos, mis caminos.(55:8)

¿Qué esperanza o solución  entonces tenemos? Estoy seguro que en alguna oportunidad habrás visto una  pancarta al costado de una autopista o carretera,o leído una calcomanía en un  automóvil, o hayas escuchado de los labios eufóricos de un evangelista las  siguientes palabras: “¡CRISTO ES LA RESPUESTA!, ¡CRISTO ES LA ESPERANZA!, ¡CRISTO  ES LA SOLUCION!, ¡CRISTO ES EL CAMINO!

Permíteme aclararte que tales  expresiones no deberían ser meramente un “caballito de batalla” o un “cliché”  para decir algo por decir. Un Cristiano debería estar totalmente seguro y  convencido como lo estuvieron Pedro y Juan quienes estando ante el concilio de  Jerusalén dijeron: “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro  nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos“. (Hechos  4:12)

Pedro y Juan, habían creído las  palabras que el mismo Jesús le dijo a Tomás:”YO SOY EL CAMINO, y la verdad, y  la vida; nadie viene al Padre, sino por mí“. (Juan 14:6)

Jesús no dijo:”Yo soy un camino”  o “Yo soy el camino mientras esté aquí con ustedes y después sigan a quien les  parezca mejor”. La sabiduría o filosofía del hombre nos dice que en el mundo que  vivimos hoy “ya no existen verdades absolutas” o como lo dijo Antonio Machado, “golpe  a golpe, verso a verso, se hace camino al andar…” En otras palabras, se nos  invita a seguir “nuestro propio camino”, pero recuerda que aunque “parece  derecho es al final un camino de muerte“.

Isaías escribió: “Deje el impío su  camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá  de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.”  (55:7)

Tengo la plena seguridad que Isaías no hubiera tenido ningún reparo o temor de exclamar a gran voz:”¡CRISTO  ES LA RESPUESTA!, ¡CRISTO ES LA ESPERANZA!, ¡CRISTO ES LA SOLUCION!, ¡CRISTO ES  EL UNICO CAMINO! ¿Harás tu lo mismo cuando Dios te presente la misma  oportunidad?

Gracia y Paz!

Sergio

Amigo de Jesús

Book your tickets