Ustedes Son Mis Amigos

image-43

Dionisio I  apodado el Viejo, fue gobernador de las cortes de Siracusa en Sicilia en el  Siglo IV antes de Cristo. Era tan déspota que su propia madre en sus plegarias  pedía que su sucesor no fuera tan tirano como su hijo.

Dionisio I, fue  el que vendió como esclavo a Platón y era un acérrimo perseguidor de los  maestros y pensadores de la escuela pitagórica.

Damón, uno de  estos filósofos; fué arrestado  y condenado a muerte por haber sido acusado  falsamente de conspirar en contra del gobernador. Damón, solicitó que se le  concediera una autorización para visitar a su familia antes del día del  cumplimiento de su ejecución. Dionisio, accedió otorgar el permiso a Damón; con  la condición que éste dejara a otra persona como rehén y asimismo que estuviera  dispuesto a ser ejecutado en su lugar si él evadía su responsabilidad de  regresar a la prisión para recibir su sentencia. Fintias, su amigo y colega de  profesión; se ofreció a quedar como prisionero en lugar de Damón.

El día señalado  para la ejecución llegó y a la hora de Fintias subir al patíbulo Damón todavía  no había llegado. Fintias disculpó a Damón por no estar presente y reafirmando  una vez más su deseo de morir en lugar de su amigo, dispuso su persona para ser  ejecutado. Mientras el verdugo asignado se preparaba para cumplir con su  responsabilidad; llegó Damón galopando y gritándole al verdugo que detuviera la  ejecución. Los fieles y entrañables amigos se abrazaron y entonces pidieron  morir juntos en el cadalso, pero Dionisio conmovido por la demostración de amor  y amistad de Damón y Fintias decretó la anulación del castigo y la liberación de  ambos.

Los varones de  la historia verídica que hemos leído no eran Cristianos, pero pusieron en  práctica las palabras que encontramos en dos Proverbios. “En todo  tiempo ama el amigo, y es como un hermano en tiempo de angustia (17:17). El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; y amigo hay más  unido que un hermano.(18:24).”

En el concepto  del mundo lamentablemente y en general se usa el término “es un buen amigo”,  para describir a una persona que es un “cómplice de parrandas, borracheras,  consumo de drogas, relaciones ilícitas, actos delictivos, etc.”

Las Sagradas  Escrituras por otro lado nos describe al verdadero amigo como alguien que nos  edifica y estimula a obedecer la voluntad de Dios y en algunas oportunidades nos  amonesta y reprende con amor para que no nos desviemos de Su camino.

El mejor  ejemplo de este tipo de amigos lo encontramos en la persona del Señor Jesús quien dijo:”Ustedes son mis amigos…” (Juan 15:14 N.V.I.). Jesús nos ama en todo tiempo y más que uno de nuestros propios hermanos; pero por  sobre todo se mostró amigo. Jesús, también expresó lo siguiente:”Nadie  tiene amor más grande  que el dar la vida por sus amigos.” (Juan 15:13 N.V.I.).  La expresión más grande del amor y la amistad que Jesús tiene para  nosotros se hizo evidente en la cruz del Calvario. A diferencia de Damón y  Fintias; Jesús murió por tus pecados y los míos.

Los “amigos del  mundo” destruyen matrimonios, dividen hogares y familias, producen celos y  envidia, conducen a la ruina personal y finalmente a la perdición espiritual y  eterna.

La amistad de Jesús nos garantiza bendiciones en esta vida y la seguridad de Su  compañía por la eternidad. La única condición que El nos pone es muy simple y  lógica a la vez:”Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando”  (Juan 15:14 N.V.I.) Jesús anhela que respondamos a Su amor y amistad con  un espíritu de gratitud y obediencia a Su Palabra.

A mediados del  Siglo XIX, Joseph M. Escriven escribió la letra del hermoso himno ¡Oh, qué amigo  nos es Cristo!, el cual se convirtió en uno de los himnos más conocidos entre el  pueblo de Dios alrededor del mundo. Sus palabras dicen lo siguiente:

¡Oh, qué amigo  nos es Cristo!

El sintió  nuestra aflicción

y nos manda que  llevemos

todo a Dios en  oración

¿Vive el hombre  desprovisto

de consuelo y  protección?

Es porque no  tiene dicho

todo a Dios en  oración.

 

¿Vives débil y  cargado

de temor y  tentación?

A Jesús, tu  amigo eterno

cuenta todo en  oración.

¿Te desprecian  tus amigos?

dilo a él en  oración:

en sus brazos  cariñosos

paz tendrá tu  corazón.

 

Jesucristo es  nuestro amigo;

de esto pruebas  mil mostró

al sufrir el  cruel castigo

que el culpable  mereció.

Y su pueblo  redimido

hallará  seguridad

fiando en este  amigo eterno

y esperando en  su bondad. (Traducido por Mora)

 

Gracia y Paz

Sergio

Amigo de Jesús

Book your tickets