¿Deben los Cristianos Celebrar “Halloween”?

apologetics400

¿Deben los Cristianos Celebrar “Halloween”?
Pablo Santomauro

Una de la fechas que crea más confusión en círculos cristianos es la celebración de la noche del 31 de octubre, conocida como noche de “Halloween” (contracción de “Hallow Evening”). Su origen se remonta a una celebración instituída por la Iglesia en el siglo séptimo, llamada  “Día de todos los Santos” (All Saints’ Day) en honor de todos los mártires de la fe cristiana.

La Iglesia del norte de Europa y las Islas Británicas decidió fijar este día el primero de Noviembre de cada año. Debido a raíces culturales originadas en el judaísmo, este día comenzó a celebrarse en la noche del día anterior, Octubre 31, y por tradición la víspera era tan importante como el día mismo.

¿Por qué se escogió esta fecha en particular? Precisamente porque en este día se celebraba un festival pagano que marcaba el comienzo del invierno. El objetivo de la Iglesia fue el de establecer una celebración rival con la esperanza de ganar para Cristo un mundo donde prevalecían el paganismo y la superstición.

Según la tradición, en esta noche las fronteras entre este mundo y el más allá se diluían, y una serie de demonios, duendes y otros seres malignos eran dejados en libertad por las fuerzas del mal para atacar a los seres humanos. Como táctica de distracción, muchos se vestían como seres diabólicos y participaban en ceremonias de corte satánico para pasar desapercibidos y no ser atacados por los espíritus.

Además, en esa noche se ofrecían sacrificios de animales y otras ofrendas para apaciguar a los dioses, y también para que las almas de los muertos hicieran el viaje definitivo al más allá, ya que según la creencia, éstas permanecían vagando por este mundo aún después de la muerte de la persona.

La Iglesia confrontó la ignorancia y la superstición con el mensaje de Cristo —  Jesús había vencido a la muerte; depositando fe en Cristo ya no había necesidad de hacer todas esas cosas.

Hoy en día “Halloween” es virtualmente un día festivo secular. La gente no conoce sus implicaciones satánicas y por ello lo festejan sin temor de ninguna consecuencia espiritual.

La pregunta de mayor importancia en el presente, es: ¿Qué debemos hacer los cristianos? En primer lugar, aclaremos que en realidad no tenemos porqué hacer nada. Nuestra libertad en Cristo nos permite hacer caso omiso del día. De todos modos, he aquí algunas sugerencias:

1] Enseñemos en este día a nuestros hijos, familiares, amigos o compañeros de trabajo, que aunque la muerte es real, aquellos que reciben a Cristo como Salvador de sus vidas ya no deben temerle. Jesús venció la muerte y nosotros somos vencedores sobre las tinieblas por la fe en Jesucristo. “Halloween” es una excelente oportunidad para evangelizar.

2]  Muchas iglesias organizan en esta noche festivales para los niños de contenido religioso con disfraces emulando personajes bíblicos. A esto agregan juegos y por supuesto los dulces, de esa forma los niños no son tentados a salir a las calles para pedir dulces a los extraños. Curiosamente, durante todo el año se les enseña que no acepten dulces de manos de desconocidos, pero en “Halloween” se les induce a hacerlo.

3]  A nivel del hogar, esta es la noche indicada para compartir con los niños la historia de algún mártir cristiano. Abundan los libros con historias edificantes. También comparta con ellos la noción de que Satanás sí existe, pero no es el famoso personaje con pijamas rojo de las revistas cómicas. Por el contrario, es un adversario poderoso que se disfraza de «ángel de luz» (2 Cor.11:14) y cuyo propósito es arruinar la vida de las personas desde su temprana edad. Enseñemos luego sobre la armadura de Dios (Efe. 6).

Como cristianos debemos buscar una posición equilibrada. No demos al mundo la impresión de que somos paranoides y que frente a estas fechas nos gana el pánico. Tampoco dejemos que se formen la idea de que celebramos “Halloween” exactamente igual que ellos. En lugar de eso, usemos la ocasión estratégicamente para enfatizar la victoria de Cristo sobre los poderes de las tinieblas.

Book your tickets