¿Porqué?

image-43

En mis más de tres décadas de  haber sido llamado por Dios de las “tinieblas a Su luz admirable” (1Pedro  2:9), en más de una oportunidad he escuchado a personas que dicen ser creyentes  hacer preguntas como estas: ¿Por qué Dios creó a Lucifer sabiendo que se  rebelaría contra su autoridad?, ¿Por qué Dios creó los cielos y la tierra  en siete días, cuando podría haberlo hecho en menos tiempo?, ¿Por qué Dios dejó a Satanás tentar a Adán y Eva sabiendo que ellos iban a caer?, ¿Por  qué Dios hizo el árbol del bien y del mal en el Edén sabiendo que Adán y Eva  comerían de su fruto ?, ¿Por qué Dios no mató a Adán y Eva después de  pecar para crear otra pareja?, ¿Por qué tenemos que pagar todos nosotros  las consecuencias de un pecado que nosotros no cometimos?, ¿Por qué Dios  castigó a la humanidad con el diluvio, si al fin de cuentas no erradicó la  maldad de los hombres?, ¿Por qué Dios permitió que la mayoría de sus  hombres escogidos practicaran la poligamia? ¿Por qué Dios permitió que  David continuara siendo rey después de haber cometido los pecados de adulterio y  asesinato?, ¿Por qué Dios tardó tanto tiempo en hacer venir a Jesús la  primera vez?,

Estoy seguro que podría  escribir varias páginas, con este tipo de interrogantes extraídas de la Biblia  tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento. Asimismo, siempre he optado por  creer que las personas que postulan tales preguntas lo hacen con un corazón  sincero y no con el fin de argumentar o debilitar la fe de otros Cristianos.

Muy temprano en mi vida como  hijo de Dios acepté un principio claramente establecido en Su Palabra:”En  realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se  acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan”  (Hebreos 11:6 N.V.I.).

No tengo respuestas ni lógicas,  ni teológicas para comprender o responder a todas las preguntas que emanan de  las inquietudes del corazón humano, pero así como tengo “fe” para “creer  que él existe“; también tengo “fe” para creer en Su Omnipotencia y  Omniciencia.

Anselmo de Canterbury, un  escolástico del Siglo XI de la era Cristiana y un precursor de lo que hoy  conocemos como el Argumento Cosmológico (causa/efecto) de la Existencia de Dios  escribió lo siguiente:”No intento, Señor, penetrar tu profundidad, por que de  ninguna manera puedo comparar con ella mi inteligencia; pero deseo comprender tu  verdad, aunque sea imperfectamente, esa verdad que mi corazón cree y ama. Por  que no busco comprender para creer. Creo, en efecto, porque, sino creyere no  llegaría a comprender“.

Moisés, en una ocasión que  convocó a todos los israelitas con el fin de que reconsagraran sus vidas delante  de Dios, como parte de su exhortación les dijo:”Lo secreto le pertenece al  Señor nuestro Dios, pero lo revelado nos pertenece a nosotros y a nuestros  hijos para siempre, para que obedezcamos todas las palabras de esta ley” (Deuteronomio  29:29 N.V.I.).

En otras palabras Moisés  dijo:”Ustedes preocúpense de ser obedientes a Dios y ¡Dejen a Dios, ser Dios!” ¿Por  qué? La respuesta es por queSIN FE ES IMPOSIBLE AGRADAR A DIOS…

Gracia y Paz

Sergio

Amigo de Jesús

 

Book your tickets