¿Es Santa Claus anti-cristiano?

apologetics400

Santa Claus: unos lo satanizan y otros lo sanitizan. ¿Cuál es la perspectiva equilibrada?
Pablo Santomauro

Hay un sólo tópico donde los fundamentalistas cristianos se dan la mano con los Testigos de Jehová y la secta de los Pentecostales Unicitarios, y éste es la fobia que le tienen a la Navidad. Esta “Navidofobia” no va dirigida solamente hacia la celebración del nacimiento de Jesús y el uso del árbol de Navidad. Hay un tercer enemigo que los mantiene ocupados durante esta época, se llama Santa Claus.

Los ataques contra este personaje de la tradición occidental son ensañados. Un artículo de una página de internet de cierto grupo fundamentalista se titula, “Satán es Santa Claus.”  “El diablo en su chimenea”, “Santa Claus es el anticristo”, “Santa Claus: Imitación Satánica de Jesús”, etc., y otros títulos descabellados son comunes en la literatura de algunos grupos cristianos. Debemos dar  crédito a los Testigos de Jehová en el sentido de que por lo menos no identifican al pobre Santa como Satanás. Ese lunatismo extremo sólo se ve entre los cristianos fundamentalistas, lamentablemente.

El dilema que confrontan los padres cristianos con hijos pequeños es qué decirle a los niños. ¿Existe Santa Claus o no existe? ¿Es cruel decirle a los chicos que los que compran los regalos son sus progenitores? Muchos padres se sienten culpables por el hecho de mentirle a los niños. Por otro lado, no queremos privarlos de sentir la emoción, la ilusión o expectativa del arribo de Santa Claus. ¿Qué debemos hacer?  Sobre el final del artículo sugeriremos la mejor alternativa posible para el cristiano. Pero antes, una breve reseña sobre Santa Claus.

El origen de las leyendas en torno a este personaje está lejos de ser pagano. Por el contrario, San Nicolás fue un obispo de la Iglesia durante el siglo cuarto, en la ciudad de Mira, provincia de Licia. La ciudad es mencionada en Hechos 27:5; la nave en la que viajaba el apóstol Pablo hizo escala allí.

El obispo, dice la tradición, perteneció a una familia acaudalada y fue famoso por su generosidad y por su sabiduría. Fue un hombre que amó mucho al Señor. Una de las historias sobre su vida lo ubica presente en el concilio de Nicea en el 325, donde el conocido hereje Arrio de Alejandría atacó la doctrina de la Trinidad.  Los reportes indican que San Nicolás, irritado por los ataques a la Deidad de Jesucristo, cruzó la sala de reunión del Concilio hasta donde estaba Arrio y sin decir “agua va” lo noqueó de una trompada. Hoy en día puede ser fácil criticar esta actitud sin conocer las circunstancias rodeando ese momento de la historia, en la que el destino mismo del cristianismo estaba en juego.

San Nicolás muere como mártir en el 340 D.C. Posteriormente, en el siglo 11 sus restos son llevados por unos soldados italianos a Italia y una iglesia se construye en su honor en la ciudad de Bari, puerto del sur de Italia. Se le conoce luego con el nombre de San Nicolás de Bari. Más adelante, por supuesto, se llega a edificar toda clase de leyendas alrededor de él, como es típico de los paganos.  Ya para el siglo 12 comienza en Europa una festividad en Alemania y Holanda, donde se practicaba la caridad y se daban regalos a los niños y a los pobres. Para ese entonces el nombre ya era Sankt Nikolaus en Alemania y Sinter Klaas en Holanda,  el que luego evolucionó en Santa Claus en suelo americano.

Esta es, en breve, la perspectiva histórica del verdadero Santa Claus. Ahora que ya la conocemos, ¿cómo deshechamos lo que es leyenda e incorporamos lo que es verdad acerca del personaje a los efectos de comunicárselo a los niños? La forma de plantearle a sus hijos el tema de Santa Claus que expongo a continuación es tomado de www.christiananswers.org. A medida que la leen, tengan en cuenta que los datos históricos, de acuerdo a los documentos existentes, no son ficticios sino verdaderos:

“Había una vez, hace mucho tiempo, un cristiano muy especial. Su nombre era Nicolás, y nosotros le llamamos San Nicolás, porque “santo” quiere decir alguien que pertenece a Dios, alguien que es de Dios, al igual que nosotros. En el pueblo de San Nicolás había muchos niños pobres. Ellos no tenían suficiente comida, ni ropas, ni juguetes. San Nicolás usaba su dinero para comprar comida, ropas y juguetes para los niños pobres. San Nicolás no quería avergonzarlos con los regalos y se los daba secretamente. Por lo general los dejaba en las puertas de las casas durante la noche.”

“Había algo más que Nicolás hacía, le hablaba a toda la gente acerca de Jesús y cuánto Dios los amaba. Mucha gente se hizo cristiana gracias a las palabras que San Nicolás les decía. Pero entonces, unas personas malas que odiaban a Jesús pusieron a San Nicolás en la cárcel para que ya no pudiera hablarles a la gente acerca de Jesús,  y para que ya no ayudara más a nadie . Pero a pesar de esto, San Nicolás siguió hablando acerca de Jesús hasta que finalmente lo mataron.”

“Nosotros recordamos a San Nicolás en la época de Navidad, por la forma en que amó a Cristo Jesús y por los regalos que le daba a los niños pobres de su pueblo. Todos los regalos que el dio, y todos los regalos que nosotros damos para Navidad, son para recordarnos del mejor regalo que jamás alguien haya hecho: Cuando Dios el Padre dio a su Hijo único, Jesucristo, para nosotros, para nuestra salvación.”

“Hoy en día hay mucha gente que no conoce la verdad acerca de San Nicolás. Ellos lo llaman Santa Claus, y le cuentan a sus niños historias de mentira, que vive en el Polo Norte, que tiene renos, enanitos y otras cosas. Pero nosotros sabemos la verdad, y cuando entramos en una tienda y vemos a un hombre vestido de Santa Claus, o vemos una foto o un dibujo de Santa Claus en una revista, nos acordamos del verdadero Santa Claus, que amó mucho a Jesús, tanto que su vida y su muerte nos recuerdan del regalo que nos hizo Dios, Jesucristo”

Esta es, en pocas palabras, la explicación más equilibrada que los padres cristianos pueden dar a sus hijos acerca de Santa Claus.

¡Feliz Navidad!

Book your tickets