¿Fueron las guerras de Mahoma semejantes a las del Antiguo Testamento?

apologetics400

¿Fueron  las  guerras   de  Mahoma  semejantes

a las del Antiguo Testamento?

 “El  Corán no es rival para la violenta Biblia”, vociferó la parlamentaria Julia  Irwin durante un discurso en la cámara legislativa de Australia. Y agregó: “Tratándose de violencia clásica de la buena, el Dios  judeo-cristiano es difícil de ser vencido.” [1]

La  señora Irwin, si bien lanzó el libelo con la finalidad de diluir la fuerza de  algunos pasajes claramente belicosos del Corán, en realidad no hizo más que  repetir un viejo argumento de los enemigos de la Biblia: “El Dios de la Biblia  es un Dios cruel y violento que ordenó matar pueblos enteros.” Una variante del  argumento dice que los cristianos no tienen autoridad moral para juzgar las  acciones de Mahoma porque el Antiguo Testamento registra las matanzas ordenadas  por Dios y cometidas por los judíos. Este es en sí, el argumento de la  parlamentaria australiana. A continuación demostramos la falacia del argumento  mostrando las diferencias entre las guerras del Antiguo Testamento y las guerras  de Mahoma.

Guerras del Antiguo Testamento

Guerras de Mahoma


 Fueron guerras regionales tocante a la conquista de Canaán – En ningún momento hubo intención de extenderse más allá de la tierra prometida (Gén. 15:18; Deut. 2: 4,19, 37). Ejemplo: Se le prohibió a Israel ocupar los territorios de Moab y Amón (Deut. 2:4; 2:19).

 

Objetivo: conquista mundial.

 

Palabras de Mahoma: “Se me ha ordenado luchar contra los pueblos hasta que ellos testifiquen que nadie tiene derecho de ser adorado sino Alá, y que Mahoma es el profeta de Alá, y ofrezcan oraciones y den limosna obligatoria. Si hacen todo eso, podrán salvar sus vidas y sus pertenencias.” Bujarí, Hadith, Vol.1, no. 6.

 

Los habitantes de Canaán se caracterizaron por una degeneración moral y espiritual más allá de toda recuperación (Gén. 15:16). La arqueología atesta de ello: sacrificio de niños, homosexualismo, bestialismo, enfermedades venéreas a nivel epidémico, prostitución sacerdotal en la religión, tanto femenina como masculina, e incesto. La evidencia arqueológica es firma y continúa aumentando. A través de toda Palestina y el territorio del imperio fenicio, se siguen descubriendo  altares sacrificiales y tumbas masivas con los restos de niños. Algunas excavaciones: ‘Atlit, Tell el Far’a y Tell el ‘Ajjul [2].

 

Los habitantes de Arabia a quienes Mahoma conquistó eran tribus politeístas, comerciantes, tribus beduinas nómades y poblados judíos prósperos. Si bien los paganos vivían guerreando entre ellos y eran semibarbáricos y supersticiosos, no habían alcanzado el grado de corrupción de los canaanitas.

 

Los israelitas se enfrentaron a tribus guerreras por excelencia, militarmente en competencia unas con otras y hostiles a Israel, no dispuestas a hacer la paz con Israel sino obsesionadas con su destrucción. Las guerras de Israel fueron contra enemigos (Deut. 6:19).

 

Mahoma atacó tribus que no lo atacaron a él primero. Su guerra no fue defensiva. Atacaba caravanas mercantes para enriquecerse y tribus y poblados no equipados militarmente. No sólo violó pactos con los paganos sino también traicionó a los judíos de Medina, los mismos que le dieron albergue cuando el resto de la península lo pateaba como a un perro [3].

 

Los israelitas se enfrentaron con tribus enemigas. Antes de traer juicio por medio de los ejércitos judíos, Dios dio a los habitantes de Canaán 400 años para arrepentirse (Gén. 15:16). Típico ejemplo de la misericordia de Dios.

Las guerras de Mahoma, al igual que las de sus sucesores, fueron contra pueblos que no eran enemigos de los musulmanes. Fueron guerras de conquista no provocadas [4].

 

Ejemplos de enemigos de Israel:

 

Deut. 2: 30 – Sehón, rey de Hesbón, negó el paso al pueblo de Israel y se dispuso a combatirlo.

Deut. 3: 1 – Og rey de Basán hizo lo mismo.

Resultado: Total exterminación ordenada por Dios.

No fue el plan original de Dios, desde la perspectiva humana, destruir estos pueblos. Sólo después de negar el paso a Israel y atacarlo sucumbieron. Israel sólo tenía instrucciones de pasar por la tierra de ellos y comprar agua y comida de ellos durante el pasaje.

Deut. 25: 17-19 – Durante el Exodo, los amalecitas siguieron a la retaguardia de los israelitas y asesinaron cobardemente a los más vulnerables de entre ellos — los débiles, los ancianos, y los discapacitados que quedaban retrasados en la marcha. El objetivo de los amalecitas era acabar hasta con el último de los israelitas sobre la faz de la tierra (al igual que el deseo de los musulmanes hoy en día). Dios podría haber tratado con ellos mediante un desastre natural, pero sin embargo escogió a los israelitas como instrumento de su juicio.

 

Ejemplos de “enemigos” de Mahoma:

 

.– Caravanas de mercaderes.

 

.– Tribus paganas que no representaban ningún peligro para él.

 

.– Tribus judías indefensas.

 

.– Varios individuos que nunca usaron las armas y cuyo único crimen fue criticar al profeta, entre ellos hombres ya ancianos y una mujer poetisa. Mahoma usó a sus seguidores para matarlos de una forma u otra. Ejemplo: Mujer llamada Asma bint Marwan — Esta mujer criticó al profeta porque éste mandó asesinar a otro opositor verbal de Mahoma. Mahoma se disgutó con ella y pidió a sus seguidores que la eliminaran. La mujer fue asesinada mientras dormía [5].

 

.– Todo aquel que no se convirtiera a Alá y creyera que Mahoma era su profeta [6].

 

 

Los israelíes enfrentaron naciones más fuertes (Deut. 4) y ejércitos más numerosos. Dios determinó que los pocos derrotaran a los muchos para que fuera obvio que la guerra era de Dios, no de un pueblo o un líder judío.

 

Mahoma nunca atacó a nadie mientras sus tropas eran minoría. Cuando forjó un ejército superior, entonces comenzó sus ataques [7].

 

Los israelíes tenían órdenes de Dios de no tomar botín (Josué 6:16) [cosa que no siempre hicieron ya que fueron desobedientes].

 

Mahoma ordenaba repartir el botín de guerra [8]. Se hizo rico despojando a los derrotados [9].

 

Los israelíes nunca hicieron pactos con los idólatras, siguiendo así los mandamientos de Dios.

 

 

Mahoma concertaba pactos con los idólatras mientras no estaba en condición de eliminarlos [10]. Su  campaña contra la idolatría  no fue tan firme como lo hizo hacer creer. No sólo eso, atacó también a cristianos y judíos (que no eran idólatras, por supuesto).

 

Los israelíes no llevaban consigo la consigna de convertir los paganos a Jehová, prueba adicional de que los canaanitas habían llegado al límite de la paciencia de Jehová y más allá de la posibilidad de arrepentimiento.

Condición absoluta de Mahoma para los pueblos: convertirse al islam y reconocer que él era el profeta de Alá. Firmaba sus misivas a los regidores de otros territorios, “Aslem Taslam” (“O se rinden o se mueren”, traducción flexible). [11]

Como  vemos, comparar las guerras del Antiguo Testamento con la jihad de Mahoma  y sus sucesores es totalmente irracional y constituye un intento desesperado de  los apologistas del islam para justificar la práctica. Jihad tiene su  origen en el Corán y fue la práctica común de Mahoma y sus sucesores. Se llevó a  cabo contra las tribus paganas y las tribus judías de la península arábiga  durante la vida de Mahoma. Luego de su muerte, se emprendió jihad contra  los persas y los cristianos del imperio bizantino, Siria y Palestina. Por  siglos, la oración en las iglesias del centro y sur europeo fue, “Líbranos, oh  Señor, de la furia de los mahometanos.”<>

 Notas:

1)       The Australian, November 29, 2005, http://www.theaustralian.news.com.au/common/story_page/0%2C5744%2C17395939%25255E2702%2C00.html

2)       “En los 1400 A.C., la civilización y la religión canaanita se había  convertido una de las culturas más pervertidas, decadentes e inmorales del mundo  civilizado. Muchas de sus pácticas repulsivas fueron prohibidas para Israel en  Levítico 18. En vista de las perversiones listadas, es más que probable que una  gran parte de la población estuviera afectada por enfermedades venéreas. Debido  a ello, medidas radicales fueron requeridas para prevenir la decimación de los  israelíes por la propagación de éstas y otras enfermedades como la malaria y la  viruela. El contagio hubiera sido posible de forma inmediata por medio de una  rápida fraternización antes de que se pudiera desarrollar una estrategia  inmunizadora. (ZPEB:  s.v. “Joshua”, p. 707), Cit. http://www.christiathinktank.com/qamorite.html   Por pruebas arqueológicas describiendo las prácticas inmorales extremas de los  canaanitas, ver la misma página.

3)       Ali Dashti,  23 Years, p.p. 86-91 y Encyclopedia Britannica 15:648, ambos cit. Islamic Invasion, Robert  Morey, P.P. 81-84.

4)       Luego de  declarar la guerra a los judíos de Medina y de Jaybar, y al grupo de los  munafigún …… Mahoma emprendió la conquista de Hedjaz y Nedej, regiones  fronterizas al imperio de Bizancio. Sometió luego a los beduinos y con ellos se  dispuso a invadir La Meca ….. Dueño y señor de Arabia Central, Mahoma se propuso  no sólo la conquista de toda la península sino de las naciones vecinas y, por  qué no, del mundo. Con gran ostentación y orgullo, envió embajadores a Heraclio,  emperador de Bizancio; a Cesroes II de Persia y a los reyes de Egipto y Abisinia. (El Desafío del  Islam, Valentín Gonzalez, CLIE, 1987, p.p. 36, 37).

5)       Para una lista de los asesinatos de corte terrorista perpetrados por  Mahoma, ver Mahoma, Islam and Terrorismo, http://answering-islam.org.uk/Silas/terrorism.htm

6)        Palabras  de Mahoma:   “Se me ha ordenado luchar contra los pueblos hasta que ellos  testifiquen que nadie tiene derecho de ser adorado sino Alá, y que Mahoma es el  profeta de Alá, y ofrezcan oraciones y den limosna obligatoria. Si hacen todo  eso, podrán salvar sus vidas y sus pertenencias.” (Hadith, Vol.1, no. 6, Cit.  Morey, p. 198)

7)       Mahoma estableció un tratado de paz con la ciudad de Meca que se suponía  debería durar por 10 años. El tratado fue hecho cuando Mahoma y sus hombres eran  pocos. Un año más tarde, cuando su ejército aumentó en número, rompió el pacto y  conquistó Meca (Morey, Islamic Invasion, p.84).

8)       La tribu judía de los Banu Qurayza se rinde incondicionalmente luego de  25 días sitio. Los hombres fueron decapitados por las fuerzas de Mahoma, las  mujeres y los niños vendidos como esclavos. Por supuesto que algunas mujeres  fueron tomadas para Mahoma y los musulmanes. Pero eso no fue todo. Los bienes,  casas y sus tierras (el botín) fueron decomisados y repartidos entre las tropas  de Mahoma (Corán 33:27).

9)       “Después  del pillaje de Nakhla, otros ataques a las caravanas coreyxitas …. llevados a  cabo con éxito ayudaron a que la posición financiera de los musulmanes fuera más  firme. El pillaje abrió las puertas  a la adquisición de poder para que Mahoma y  sus compañeros dominaran eventualmente toda Arabia; pero el paso inmediato que  aseguró la base económica y fortaleció el prestigio de los musulmanes fue el  despojo de las propiedades de los judíos en Yathrib”  (Ali Dashti, 23  Years, p. 87; cit. Morey, Islamic Invasion, p. 81).

10)   Ver nota # 7

11) Muslim Tradition, http://answering-islam.org.uk/Muhammad/heraclius.html

Book your tickets