Llevad Mi Yugo

image-43

Una de las definiciones de la  palabra “yugo” en nuestro idioma es Dominio u opresión que una o  varias personas ejercen despóticamente sobre otras.

Me atrevo a afirmar que la  definición anterior es la primera que viene a la mente de las personas cuando  escuchan la palabra “yugo”.

La misma connotación negativa  de la palabra existía en tiempos de Jesús. William Hendriksen nos dice que En  la literatura judía, un yugo representa la suma total de las obligaciones  las cuales de acuerdo a la enseñanza rabínica, una persona debía llevar sobre sí  misma.” ( Mateo, Comentario del Nuevo Testamento )

Jesús mismo dijo que los  fariseos: “ atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre los  hombros de los hombres; pero ellos (los fariseos) ni con un dedo quieren  moverlas” (Mateo 23:4)

En el mismo evangelio de Mateo  encontramos una invitación de Jesús pero muy contraria a las enseñanzas de los  supuestos líderes espirituales de su época: “LLEVAD MI YUGO sobre vosotros, y  aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para  vuestras almas; porque MI YUGO es fácil, y ligera mi carga.” ( vs. 29, 30 )

“LLEVAD MI YUGO sobre vosotros…”

Jesús desea que nos  sometamos  a la palabra de Su Padre y a Su voluntad, sin transigir en lo más mínimo; pero   no lo hace con un espíritu de despotismo, ni tampoco usando la violencia , la  amenaza o la presión. Jesús desea que nos sometamos al control de la autoridad  de Su padre como él mismo lo hizo, con mansedumbre y humildad de  corazón.

Asimismo, nos garantiza que al  hacerlo nuestras almas hallarán descanso; porque SU YUGO es fácil y ligera su  carga.

El “yugo” de Jesús es  cómodo y no causa rozaduras y Su carga es liviana.

Jesús nunca nos prometió que no  tendríamos adversidades o problemas en nuestra vida Cristiana; pero sí nos ha  garantizado que no los sobrellevaremos solos porque estamos “enyugados” con El. 

J.H.Jowett escribió: “ El  error fatal para el creyente es tratar de llevar la carga de la vida en un solo  collar. Dios nunca tuvo el propósito de que el hombre llevase su carga a solas. Por ello, ¡Cristo solo trata en “yugos”!. Un yugo es un  arreo para dos cuellos, y el Señor mismo pide ser Uno de los dos. Quiere  compartir las labores de cualquier amargante tarea. El secreto de la paz y de la  victoria en la vida cristiana se encuentra en quitarse el agotador collar  del “yo” y aceptar el relajante YUGO DEL MAESTRO” ( Nuestro  Pan Diario )

Someternos al “yugo” de  Jesús no significa de ninguna manera que nos convertirnos en esclavos de un  tirano, por lo contrario al servir a Jesús nuestras almas hallan descanso lo  cual produce una libertad perfecta.

Gracia y Paz

Sergio

“Amigo de Jesús”

Book your tickets