Jehová dio, y Jehová quitó

image-43

En el comienzo del libro de Job, se nos presenta un encuentro que Dios tuvo con Satanás. Durante la  conversación que ellos sostuvieron, Dios le preguntó a Satanás: “¿Te has  fijado en Mi siervo Job? Noy hay ninguno como él sobre la tierra; es hombre  intachable y recto, temeroso de Dios y apartado del mal.

Entonces, Satanás respondió a  Dios: “¿Acaso teme Job a Dios de balde? ¿No has hecho Tú una valla alrededor  de él, de su casa y de todo lo que tiene, por todos lados? Has bendecido el  trabajo de sus manos y sus posesiones han aumentado en la tierra. Pero  extiende ahora Tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no Te maldice en Tu  misma cara.( Job 1: 8-11, Nueva Biblia de los Hispanos )

Dios acepta el desafío  propuesto por Satanás y le autoriza que le quite al patriarca todas sus  posesiones terrenales. Una serie de calamidades horrendas comienzan a afligir a  Job y a su familia, pero él no negó la soberanía de Dios para su vida y lo  expresó diciendo: ”Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré  allá. JEHOVA DIO, Y JEHOVA QUITO; SEA EL NOMBRE DE JEHOVA BENDITO. ( Job 1:21 )

Dios confrontó a Satanás  diciéndole: “El todavía conserva su integridad a pesar de que tú me incitaste  contra él para que lo arruinara sin causa. “ Satanás le respondió a Dios: “¡Piel  por piel!…Extiende ahora Tu mano y toca su hueso y su carne, verás si no Te  maldice en Tu misma cara.( Job 2: 3-5 , Nueva Biblia de los  Hispanos )

Dios nuevamente puso a Su  siervo en la mano de Satanás, dándole permiso de afligir el cuerpo de Job pero  respetando la condición de no quitarle la vida. La saña de Satanás se agudizó en  contra de Job y lo atacó ferozmente con llagas malignas desde la planta del pie  hasta la cabeza, pero Job a pesar se sufrir intensamente no acusó a Dios  insensatamente, permaneció fiel a Su creador y aceptó Su voluntad con  resignación declarando: “ Aunque El me mate…en El esperaré. “  ( Job 13:15 )

John Bunyan, hablando de la  fidelidad  demostrada por Job hacia Dios en medio de la aflicción escribió:  “EL HOMBRE VERDADERAMENTE PIADOSO SERVIRA A DIOS POR NADA, ANTES QUE RENUNCIAR A  HACERLO. ¡BENDITO SEA DIOS!”

Permitámosle a Dios que El nos “dé” y que nos “quite”, lo que quiera en cualquier área de nuestras  vidas, para que ¡Su nombre sea bendito y glorificado!

Gracia y Paz

Sergio

“Amigo de Jesús”

Book your tickets