Giezi

image-43

Giezi, era  siervo de Eliseo. Dios concedió a Giezi la bendición de relacionarse  personalmente con Eliseo un privilegio que muchos de nosotros hubiéramos querido  tener; pero Giezi en vez de imitar el modelo que Dios le había presentado con el  ejemplo de la vida su maestro un verdadero “varón de Dios“, decidió no  consagrarse incondicionalmente a Dios.

La inmadurez en  la vida de Giezi y específicamente los pecados de la avaricia y la codicia que  albergaba en su corazón, no le permitieron su desarrollo espiritual y menos que  el Espíritu de Dios obrara por medio de su persona.

Una revelación  de la verdadera condición espiritual de Giezi se nos presenta después que Naamán  fue sanado de su lepra. El comandante del ejército sirio en agradecimiento quiso  recompensar a Eliseo con 340 kilos de plata, 68 kilos de oro y diez mudas de  ropa; pero el profeta rehusó aceptar la renumeración diciendo: “Vive el SEÑOR, delante de quien estoy, que no aceptaré nada. Vete en paz.( 2  Reyes 5:16, 19; Nueva Biblia de los Hispanos ) 

Entonces Giezi,  motivado por la avaricia; salió corriendo detrás del carro de Naamán y usando   falsamente el nombre de Eliseo y creando una historia en favor de la necesidad  de dos hijos de los profetas logró obtener de Naamán 64 kilos de plata y dos  mudas de ropa; botín que guardó en su casa.

Después, Giezi  se presentó delante de Eliseo quien lo recibió sorpresivamente con una pregunta:  “¿Dónde has estado, Giezi?” Giezi respondió al profeta: “Tu siervo no  ha ido a ninguna parte( vs. 25 ). Eliseo, confrontó la  mentira y astucia de su criado y como consecuencia lo castigó a él y a sus  descendientes con la lepra de Naamán para siempre.

El nombre de  Giezi significa “valle de vista“; pero su vida nos demuestra claramente  que tenía la “vista muy corta” porque su corazón estaba obsesionado con  el pecado de la avaricia.

La avaricia  es:

a. Algo contra  lo cual debemos protegernos (Lucas 12:15)

b. Una  característica de los falsos maestros (2 Pedro 2:1-3) y de aquellos que rechazan al  Señor. (Salmo 10:3; 2 Pedro 2: 9-16)

c. Propia de  una mente depravada (Romanos 1: 28-32)

d. Una  característica de una vida separada del Señor (Salmo 10: 3- 4; Colosenses 3: 5- 7)

e. Impropia  entre los creyentes (Efesios 5:3) ”

(Autoconfrontación, Manual Para el Discipulado a Fondo, pág. 144)

Pablo nos  exhorta a hacer morir a todo lo terrenal que hay en nuestra vida y menciona que  la “avaricia es idolatría( Colosenses 3:5 )

¡Sólo el poder  del Espíritu Santo nos ayudará a erradicar de nuestro corazón el pecado de la  avaricia, que no permitió a Giezi mantenerse ya más ni en la presencia santa de  Eliseo y menos en la de Dios!

Gracia y Paz

Sergio

“Amigo de  Jesús”

Book your tickets