¿Ser o No Ser?

image-43

Las palabras  inmortales “Ser o No Ser, Esa es la Pregunta” (To Be or Not To Be:  That is the Question) son dichas por Hamlet, en el Acto III Escena I, de la  magistral obra escrita por el dramaturgo y poeta inglés William Shakespeare, la  cual lleva como título el nombre del personaje central ya mencionado. La  verdadera tragedia en la vida de Hamlet se resume en que “era incapaz de ser“.

En el libro de Apocalipsis encontramos a Jesús confrontando a la iglesia de Laodicea  diciéndole: “Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá  fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te  vomitaré de mi boca.( 3:15,16 )

¡Qué tremenda  reprensión por parte de Jesús a la iglesia de Laodicea!

William  MacDonald escribe: La iglesia en Laodicea ni era fría ni caliente.  Era abominablemente tibia. El Señor hubiese preferido que hubiese sido  extremada en su indiferencia o en su celo. Pero no, era lo suficientemente tibia como para engañar a la gente a pensar que era una iglesia de Dios, y  tan repugnantemente tibia en las cosas divinas que causaba asco al  Altísimo. Además, esta iglesia estaba caracterizada por orgullo, ignorancia,  autosuficiencia y complacencia.” ( Comentario al Nuevo Testamento, pág. 1386  )

La iglesia de  Laodicea presenta una vívida imagen de la condición espiritual de muchos  creyentes en la iglesia universal de los últimos días. El mundo ha influenciado  tanto sus vidas que en realidad no podemos distinguir si “son o no son  Cristianos”.

Después de una  batalla, le trajeron a Alejandro Magno a un joven soldado que había comunicado a  su comandante  sus intenciones de desertar de su regimiento.

El Emperador,  le preguntó al joven cómo se llamaba y éste le respondió:”Alejandro”.  Entonces, Alejandro Magno alzando su voz le dijo:”Nadie que es parte de mi  ejército puede ser un cobarde y menos llevar mi nombre y seguir viviendo.  ¡Decídete!

El Señor dice  lo mismo acerca de Su pueblo: “Si tú eres caliente, yo te puedo usar. Si tú  eres frío, yo puedo tratar contigo. Pero si tú eres tibio, nunca estarás lo  suficientemente caliente para usarte o lo suficientemente frío como para poder  corregirte.” ( Jon Courson’ Application Commentary New Testament pág.  1685  )

La decisión  final es nuestra: ¿seguiremos cargando la corona de nuestro orgullo y  autosuficiencia, o llevaremos cada día la cruz de Jesús en sumisión y obediencia  a Su Voluntad y Palabra?

¿Ser o No Ser?  ¡Esa es la pregunta!

Gracia y Paz

Sergio

“Amigo de  Jesús”

 

Book your tickets