Cómo dialogar con los Testigos de Jehová

apologetics400

¿COMO DIALOGAR CON LOS TESTIGOS DE JEHOVA? Una contrapropuesta
Pablo Santomauro

Hace ya muchos años que la pasión de los apologistas anti-sectas parece ser la de dialogar con los Testigos de Jehová (TDJ en adelante), cómo evangelizarlos, cómo testificarles, cómo amarlos, etc. Yo entiendo que tan noble objetivo ha sido fuente de inagotable material literario, pero recuerden, la primera obligación del pastor y de los líderes de la iglesia, es proteger el rebaño, alertar del peligro que ellos representan para los cristianos (Hch. 20:25-32) Siguiendo el precepto bíblico, nosotros debemos hacer bien a todos, pero principalmente a la familia de Dios (Gá. 6:10).

Si bien el énfasis de los apologistas que yo conozco es amar al TDJ, es importante buscar el balance. Sí los vemos como seres humanos atrapados por una organización, y atrapados por Satanás (2 Ti. 2:25-26), lo que nos mueve a misericordia. Por otro lado, son individuos que voluntariamente se dejan atrapar llevados por su rebeldía y rechazo del evangelio bíblico, y debemos verlos por lo que son, enemigos de la cruz de Cristo (Fil. 3:18).

¿Cómo debemos confrontar al TDJ? ¿Debemos esperar a tener una relación amistosa de cinco años para que el sectario nos tome confianza? ¿Debemos tener cuidado de no ofenderle planteándole desafíos a su doctrina que sean muy directos? ¿Cuál es la idea de amor? ¿Debemos conocer a la persona, de lo contrario no podemos corregirla o desafiarla? ¡Obviamente no! Si fuera así no podríamos explicar las constantes confrontaciones de Cristo y los apóstoles con gente que seguramente no conocían íntimamente.

Una variante de “amar” en el lenguaje moderno de apologética, es la siguiente expresión: “Podemos confrontar pero gentilmente, con mansedumbre y reverencia”. Esto tampoco tiene mucho sentido si consideramos el lenguaje que usó Jesucristo con los fariseos y la retórica de Pablo que en Gálatas expresó su deseo de que los judaizantes se castraran.

El problema surge porque la mayoría de los cristianos no entiende el verdadero amor agape del que habla la Biblia. En tiempos modernos, “amor”  significa “sentimentalismo”.

En tiempos bíblicos significaba hacer lo que resultaba en el bien de la mayoría. Transportado esto al campo de la iglesia: Lo que resulta en el bien de los hermanos, el cuerpo de Cristo. No tenía nada que ver con una relación a nivel personal, sentimentalismo, cariño afectuoso, besito y abrazo. Amor agapees una virtud enfocada y centrada en el grupo, en la comunidad primero que nada.

La clave para entender el significado de agape está en reconocer que nuestra cultura moderna está centrada o gira en torno al individuo, mientras que las sociedades antiguas del mundo bíblico (y el 70% de las sociedades hoy en día) se centraban en el grupo. Lo que es correcto y beneficioso para el grupo es lo más importante.

Entonces, dejemos de lado la obsesión de ciertos apologistas modernos de “amar” al TDJ. Poco les falta para crear un club de admiradores del sectario. Yo mismo hablé con un Testigo de Jehová (un pionero) con quien tengo una relación de negocios de carácter secundario, y le pregunté si él podría tener una amistad con alguien que desafiara sus doctrinas. La respuesta fue directa. Dijo que la organización recomienda alejarse de los enemigos de su fe. Esta respuesta destruye la idea de que debemos ser amigos del sectario, o que podemos ganar su confianza para luego “presentar a Jesús”. Esta es una ilusión delirante de algunos apologistas que han malentendido el verdadero amor bíblico. ¡Por favor! Son apologistas, no cantantes modernos de música cristiana. Estos parecen tener una fijación con el amor. Pero no podemos llamarnos apologistas si no establecemos las reglas del juego desde un principio. Estamos en una lucha por la Verdad y punto. No teman decirles: “Usted piensa que tiene la Verdad. ¿Por qué no vemos si en realidad es así?” Y podemos hacer esto en forma gentil y correcta. Y con amor, pero amor por Jesús y la Verdad primero que todo.

Olvídense del amor tal cual es entendido por la sociedad moderna, una expresión sentimentaloide, dos gatitos en una canasta, dos niños de la mano, etc. Usen el amor “duro”, el mismo que Cristo mostró para con los falsos maestros. No fue un amor por los falsos maestros (los fariseos y saduceos), fue un amor que tuvo como objeto denunciar el error, traer a luz la verdad, proteger al pueblo de la mentira y glorificar a Dios. @

Book your tickets