Cae otro integrante de la mafia carismática: Todd Bentley

apologetics400

Cae otro integrante de la mafia carismática: Todd Bentley  por Pablo Santomauro      


La noticia llegó más temprano de lo que se esperaba. El 9 de julio, ABC  news-Nightline presentó un segmento que desenmascaró a Todd Bentley, la última  sensación del hampa carismática. El reportaje investigativo dejó en claro que  ninguna persona recibió “sanidad” en esa noche y que Todd Bentley es incapaz de  presentar pruebas médicas de ninguna de las miles de sanidades que reclama. El  evangelista también fue sorprendido en una conversación acerca de dinero. Como  resultado, Bentley ha anunciado que se tomará un descanso. La iglesia que  organiza los “avivamientos” seguirá en el negocio pero traerá un nuevo  fabricante de milagros. Todo lo que quedó de Bentley fue una piel de cordero  tirada en el suelo.

En el mundo evangélico carismático existe la necesidad imperiosa de crear nuevos  “avivamientos” a los efectos de conservar las arcas repletas con el dinero que  esquilman de los crédulos y vulnerables. El último de estos timos comenzó en  abril de este año en Lakeland, Florida, y tuvo como actor estelar a Todd  Bentley. El señor Bentley es un predicador canadiense de 32 años de edad sin  ninguna preparación teológica y con el cuerpo revestido de tatuajes  (esto en sí  no lo descalifica para liderar, por supuesto). Lo que podría ubicarlo en la  categoría de sospechosos es que los tatuajes consisten de símbolos japoneses y  pantomimas tanto ocúlticas como cristianas. Uno de sus tatuajes es la figura del  guerrero Apolos, quien en mitología y en alquimia se identifica con el sol {1}.  El nombre griego para Apolos es Apolón, y significa “de las profundidades del  león”, y no necesariamente del León de Judá. Apolón era el dios olímpico de la  profecía, los oráculos, la sanidad y la aversión a las plagas y el daño en  general. Es también llamado Apolión en Apocalipsis 9:11 (Abadón en hebreo) y es  identificado con las langostas que salen del pozo del abismo para atormentar a  los hombres en el mismo capítulo. Nosotros nunca fuimos sensacionalistas ni  vemos cosas donde no las hay, pero no podemos evitar preguntarnos, ¿por qué este  “evangelista” ha escogido llevar en su piel la figura de este demonio  destructivo?
S

u aspecto físico, tatuajes que lo cubren de pies a cabeza sin pasar por alto  las yemas de sus dedos, body piercings, vestimenta y cabello estilo  puercoespín incluidos, lo descalifica para entrar en mi casa y en contacto con  mi familia. Pocas cosas me asustan pero su apariencia es una de ellas. Pero todo  esto es subjetivo y entiendo que puedo estar siendo injusto en mi apreciación.  Tómelo el lector como un simple comentario. No puedo pasar por alto, para  reenforzar mi punto, que tampoco le permitiría en mi casa o mi círculo de amigos  por su inclinación a la violencia. Todd ha sido visto presionando con su rodilla  el abdomen de un paciente con cáncer estomacal, pateando a una mujer anciana en  el rostro, ahorcando a un hombre y pegándole tan fuerte a otro que le hizo caer  un diente {2}.

Bentley ha tratado de explicar la razón por la cual Dios le ha dicho que hiciera  estas cosas, pero sus intentos no han sido satisfactorios. ¿Cómo podrían serlo?  Me permito sugerir a Bentley que cuando le pregunten o critiquen acerca de sus  episodios de violencia, diga que se está entrenando para la futura guerra civil  entre carismáticos. En efecto, J. Lee Grady, el editor de la revista Carisma,  ha expresado su preocupación respecto a que el avivamiento de Lakeland tiene el  potencial de causar una “guerra civil entre carismáticos” {3}. Personalmente  creo que es una gran idea. Yo ayudaría supliendo armamentos a ambas facciones  rivales. Una reducción en el número de carismáticos es un sueño que vengo  acariciando por un tiempo

Desde abril de este año hasta hace dos días, han habido informes de grandes   avivamientos de sanidad en la “Iglesia Encendida” (The Ignited Church) en la  ciudad de Lakeland. Por supuesto que estos reportes anunciaban una plétora de “sanidades  documentadas”. Uno se pregunta cómo son documentadas. Lo cierto es que ninguna  de estas sanidades ha sido realmente documentada, me refiero a diagnósticos  médicos creíbles antes y después del milagro de “sanidad”. ¿Ha visto alguien  pruebas sólidas por estos milagros? Dejo el desafío planteado, no sin aclarar  que yo creo que Dios aun sana en estos días. ¡Oh, se me olvidaba! Todd también  ha dicho que ha resucitado muertos literalmente {4}.

Todd Bentley encabeza el Fresh Fire Ministry y trabaja en asociación  cercana con personajes como Patricia King del ministerio Extreme Prophetic, Bob  Jones, Rick Joiner, Paul Cain, John Arnott y otros farsantes relacionados con la  Teología del Dominio, Kingdom Now (el Reino ahora), los profetas de Kansas City,  el Toronto Blessing, el avivamiento de Pensacola (Brownsville), el movimiento  Latter Rain, y otros fraudes teológicos y financieros promovidos por siniestros  individuos en el campo neopentecostal y carismático. Todos estos movimientos,  con algunas variantes, enseñan que el mundo está a punto de presenciar un  avivamiento universal liderado por sus profetas y apóstoles, quienes harán  grandes señales y milagros aun mayores que los apóstoles. El resultado será que  los cristianos tomarán control del planeta política, social y económicamente (esto  último es lo más importante) e implantarán el reino de Dios ellos mismos. Cristo  entonces se animará a regresar, si me permiten el sarcasmo. La Biblia, por el  contrario, habla de que los últimos tiempos no estarán marcados por un  avivamiento espiritual, sino por una gran apostasía. En Latinoamérica tenemos  clones como los movimientos de Restauración y la Nueva Reforma Apostólica. Entre  los “ungidos” tenemos a Rony Cháves, Cash Luna, Guillermo Maldonado y otros  elementos no tan prominentes.

Dentro del movimiento Latter Rain comenzó La “Bendición de Toronto” a mediados  del decenio de 1990. La corriente se caracterizó por múltiples enseñanzas, desde  aberrantes hasta heréticas, junto con prácticas seriamente cuestionables.  Promocionaba cosas que hasta hoy continúan, como “palabra de ciencia”, de “profecía”,  “visiones”, “conversaciones” con Dios, viajes al cielo y al infierno, polvo de  oro, visiones y mensajes de ángeles, erupciones de risa incontrolable, gente  actuando como borrachos, con convulsiones y hablando en forma ininteligible,  etc. Todo un carnaval para espectadores con cerebros “mono-neuronales” como los  que gustan los espectáculos de la lucha en televisión.
Para colmo de males, Todd Bentley dice que los ángeles que asistían a William  Branham en su ministerio, ahora lo asisten a él. Branham, un truculento  personaje muy popular en medios neopentecostales y el movimiento profético  moderno, fue un fraude como evangelista y como sanador entre 1940 y 1965.  Argumentaba oir voces de un espíritu angelical el cual, se dice, le otorgaba los  poderes de sanidad. Fue un hombre fascinado por el zodíaco y el ocultismo  egipcio, tanto que en su tumba hay una pirámide masónica grabada. Sus poderes y  milagros de sanidad fueron puestos en ridículo por un periódico canadiense y por  testigos presenciales que trabajaron cerca de él {5}. A pesar de que muchos  dicen que sus sanidades quedaron documentadas más allá de cualquier duda, la  evidencia mayor consiste sólo de testimonios personales sin respaldo médico,  igual que el caso de Bentley.

William Branham fue un falso maestro, un falso profeta y un falso sanador  promotor de la teología de Latter Rain (Lluvia Tardía). Negaba la doctrina de la  Trinidad, enseñaba la doctrina de la “Simiente de la Serpiente” (Eva tuvo sexo  con la serpiente), proclamaba ser el profeta Elías y profetizó que en 1977 todas  las denominaciones serían absorbidas por la iglesia católicorromana. Estas y  otras ridiculeces lo colocan totalmente fuera del cristianismo y lo ubican en el  terreno de las sectas. Obviamente, Bentley escogió al peor de los peores de  quien recibir el manto.
No puede faltar en todo artículo referente al avivamiento de Lakeland, el factor  dinero. Grandes multitudes significan mucho dinero. Máquinas de ATM para retirar  dinero no faltaban en la tienda de avivamiento y estaban colocadas junto a los  kioskos de comida. Bentley vendía pañuelos ungidos y no tenía empacho en recibir  dinero de gente que le pedía que orara por ellos. Se levantaba ofrenda y ni que   hablar de aquellos que eran declarados sanos con el clásico “¡Bam!” (simulando  una explosión) que Bentley pronunciaba sobre ellos. Estas personas, pensando que  están sanas, corren derechito a las máquinas para agradecer a Todd con contante  y sonante. Todd debe preferir efectivo en vez de cheques, porque estos últimos  pueden ser cancelados cuando la persona llega a su casa y se da cuenta que su  sanidad no fue más que una mezcla de descarga de adrenalina con una buena dosis  de credulidad.

Hoy por hoy, el fraude ha sido descubierto. Es vergonzoso que tenga que ser una  cadena de televisión secular la que denuncie a estos delincuentes. Yo sé que la  televisión “cristiana” está mayormente en manos de individuos tan corruptos como  estos súper héroes carismáticos y entiendo que ellos mismos no van a barrer su  casa. Pero aun otros líderes cristianos de reputación no salen a denunciar estas  patrañas, lo que muestra su cobardía y falta de amor por el evangelio de  Jesucristo. Todd Bentley desaparecerá por un tiempo – sus bolsillos están  repletos y puede pasar escondido hasta que las memorias se disipen, y pueda  volver a las andadas. Por ahora debe estar con otros miembos de la famiglia carismática, volando bajo y disfrutando de su dinero hasta que la cosa nostra   decida que es tiempo de comenzar otra campaña evangelística. <>

Notas:
1) http://www.eternalpath.com/lakeland.html
2) http://www.onenewsnow.com/Business/Default.aspx?id=175300)
3) Can We Avoid a Charismatic Civil War? http://fireinmybones.com/
4) http://www.onenewsnow.com/Business/Default.aspx?id=175300
5) http://endtimespropheticwords.wordpress.com/2008/05/15/todd-bentley-and-william-branham-share-the-same-healing-mantle/ ——————————————————————

Book your tickets