Echa Sobre Dios Tú Carga

image-43

En el mes de escribirse este  artículo se está estrenando en las salas de cine del mundo, la última versión  cinematográfica de “Batman, El Caballero Oscuro”, protagonizada por el actor  Christian Bale haciendo el papel estelar del millonario Bruce Wayne, quien en  las penumbras de la noche recorre en su Batimóvil la ciudad de Gotham, pero  convertido en el súper héroe de Batman.

El personaje del archi-enemigo  de Batman, el famoso Guasón (Joker), en esta oportunidad lo realizó Heath  Ledger, el joven actor de 28 años, quien fue encontrado sin vida en su cama, por  el ama de llaves, la tarde del 22 de Enero del año 2008, en un apartamento de la  ciudad de Nueva York.

Unos días más tarde la Sra.Ellen  Borakore, vocera del Servicio Médico Forense; informó en una conferencia de  prensa que la muerte de Heath Ledger se produjo como consecuencia de una  intoxicación producto de la combinación de medicamentos recetados por un médico.

Los fármacos encontrados en la  sangre del joven actor australiano, eran de la familia de las benzodiacepinas (diazepam,  temazepam, alprazolam), de los opioides (oxicodona), y de los  antihistamínicos (hidrocodina, doxilamina).

Los productos mencionados tienen  un grado variable de efectos: sedantes, hipnótico, amnésico, ansiolítico,  anticonvulsivante y también son usados como relajantes musculares.

Aunque se descartó la  posibilidad de que Ledger se hubiera suicidado; él ya había intentado hacerlo en  el mes de Septiembre del año 2007, después de separarse de la actriz Michelle  Williams, con la que tenía una hija de dos años, Matilda.

¿Qué motivó a Heath, que ya  había sido ganador del Globo de Oro y nominado para recibir un Oscar; y de quien  el New York Times había declarado ser el próximo Marlon Brando, entregarse al  alcoholismo y a la drogadicción aunque en su caso sea considerada “legal”?

¿Qué llevó al joven actor, cuyo  padre dijo ser “un hombre con los pies en la tierraamante de la vida y extremadamente inspirador para muchos”, perder la esperanza?

Un amigo íntimo del actor, en  una entrevista publicada por el periódico U.S.Magazine declaró que aunque lo que  había pasado en la vida de Heath era un evento terrible, “para decir la verdad  ya lo venía venir…su única alegría era Matilda. Todo lo demás en la vida  ya no tenía sentido de ser”.

El problema de las megaestrellas  atribuladas cuyas vidas se “apagan” muy pronto, porque el caso de Heath Ledger  no es aislado (River Phoenix, 23; Brad Renfro, 25; Jonathan Brandis, 27; etc.);  no se limita exclusivamente al mundo de Hollywood.

En los Estados Unidos, casi 50  millones de personas arriba de los 12 años de edad abusan del consumo de  “medicamentos recetados” y un buen porcentaje lo hace mezclándolos con bebidas  alcohólicas; lo cual produce que en el país mencionado ocurran 20,000 muertes  cada año por este tipo de intoxicación letal.

¿Qué llevó a Heath Ledger, que  era un “amante de la vida” según su padre; llegar a creer que la “vida  ya no tenía sentido de ser” según su amigo?

Los “estudiosos de la mente y la  conducta” del hombre podrán elaborar una serie de conjeturas “racionales” para  explicar porqué un ser humano claudica y naufraga en su lucha en contra de la  depresión, la ansiedad, la soledad, la preocupación, la tragedia, el temor, etc.

Pero, cualquier explicación del  hombre siempre tendrá un abismo diferencial en relación con Aquel que dijo: “¡SEPARADOS  DE MI, NADA PODEIS HACER!” (Juan 15:5)

El Salmo 55, fue escrito  por David en un momento que se sentía herido por la traición y el rechazo de un  amigo o familiar muy confidente. Leamos lo que él escribió de su propia mano:

Porque no me afrentó un  enemigo, lo cual habría soportado. Ni se alzó contra mí el que me  aborrecía, porque me hubiera ocultado de él. Sino tú, hombre, al parecer íntimo  mío, mi guía, y mi familiar. Que juntos comunicábamos dulcemente los secretos, y  andábamos en Amistad en la casa de Dios”. (vs. 12-15)

¿Cómo afectó a David la  situación que estaba viviendo en carne propia?

El mismo siervo de Dios nos  responde: “Mi corazón está dolorido dentro de mí, y terrores de muerte sobre  mí han caído. Temor y temblor vinieron sobre mí, y terror me ha cubierto”  (vs. 4, 5)

Las palabras que usa David  describen claramente el “estado emocional” de su corazón: DOLOR, TERROR,  TEMOR y TEMBLOR.

El desafío era tan grande que  llegó a exclamar: “¡Quién me diese alas como de paloma! Volaría yo y  descansaría. Ciertamente huiría lejos; moraría en el desierto. Me apresuraría a  escapar, del viento borrascoso, de la tempestad.” (Vs.6-8)

El gran rey de Israel, aquel que  había matado un león y un oso (1 Samuel 17:36) y que le había cortado la cabeza  al gigante de Goliat (1 Samuel 17:51), lo encontramos en el Salmo 55,  deseando “huir”, “escapar” y “volar como paloma” de una  situación personal que lo afligía.

¿Qué es lo primero que hizo  David?

¿Llamó a Samuel para que le  diera una “sesión de consejería”? ¡NO!

¿Pidió una cita con su psicólogo  para que le hiciera un “análisis de su comportamiento”? ¡NO!

¿Persuadió a su psiquiatra para  que le “recetara ansiolíticos o antidepresivos”? ¡NO!

¿Visitó el bar o la cantina más  cercana del pueblo para llenarse de mosto o de aguardiente y así poder “matar  las penas”? ¡NO!

¿Qué es lo primero que hizo  David?

¡Clamó a Su Padre celestial! diciendo: “¡Escucha,  oh Dios, mi oración, y no te escondas de mi súplica! ¡Está atento (a mi  oración), y respóndeme!

La sabiduría y filosofía de los  hombres nos ha hecho olvidar una verdad tan simple como la que nos enseñó, Jesús;  Aquel que decimos ser nuestro “Pastor” y “Maestro”: “Vuestro  Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis”  (Mateo 6:8)

Una vez más, Dios por medio de  este humilde servidor te desea recordar que la “verborragia inútil y vacía del  conocimiento del hombre” nunca podrá sustituir los tres recursos que Dios ha  puesto a nuestra disposición para vencer los problemas que afligen el “corazón”:  el poder de la Biblia, el poder del Espíritu Santo y el poder  de la Oración.

Volviendo al Salmo 55,  David escribió también: “Tarde y mañana y a mediodía oraré y clamaré. Y El  oirá mi voz. ECHA SOBRE JEHOVA TU CARGA, Y EL TE SUSTENTARA; (porque) NO  DEJARA PARA SIEMPRE CAIDO AL JUSTO.”

Gracia y Paz

Sergio

“Amigo de Jesús”

 

 

Nota al  Lector:

EL MENSAJE DE  ESTE ARTICULO NO LO PUDO LEER EL ACTOR HEATH LEDGER, PERO DIOS EN SU PROVIDENCIA  LO HA PUESTO DELANTE DE TUS OJOS PARA QUE PUEDA MINISTRAR A OTRAS PERSONAS, NO  CON MI SABIDURIA SINO CON EL PODER TRANSFORMADOR DE LA PALABRA DE DIOS.

 

ARTICULOS  SIMILARES:

¡Espera! ¡No Te Desesperes!

¡Vida En Abundancia!

¿Por Qué?

¿Ansiedad?

Y otros…

 

Book your tickets