La Ultima Lección – Parte 4

image-43

¿Qué es lo que Usted haría, si  le confirmaran que tiene muy poco tiempo de vida?

En los artículos anteriores  hemos leído que el Profesor Paush, al enterarse que tenía un cáncer al páncreas  se comprometió a vivir sus últimos días aquí en la tierra:

*Escogiendo no ser objeto de  lástima.

*No quejándose o cuestionando  todo lo que le pasaba, porque esto no solucionaría nada.

*Aceptando que los muros que  aparecen en nuestro camino, están allí por una razón: éstos prueban con qué  intensidad nosotros queremos alcanzar nuestros deseos.

*Proponiéndose vivir el  tiempo que le restaba con optimismo, y nunca subestimando la importancia de  estar alegre.

*Viviendo en integridad y  diciendo siempre la verdad.

La siguiente decisión que tomó  el Sr. Randy Paush fue la de:

“Dar  importancia a las relaciones personales y no a las cosas materiales”

Un seguidor de Jesús, sabe que “Cualquiera, que quiera ser amigo del mundo, se constituye en enemigo de  Dios” (Santiago 4:4); porque el mismo Maestro enseñó a sus propios  discípulos que: “Ninguno puede servir a dos señores; aborrecerá al uno y  amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No pueden servir a  Dios y a las riquezas” (Mateo 6:24)

Lamentablemente, encontramos a  personas que profesando ser Cristianos, han invertido el orden de prioridades y  no de “Buscar primeramente el reino de Dios y su justicia” (Mateo 6:33);  por lo tanto su “relación personal” con Dios, con su familia sanguínea y  con la de la iglesia ha sido afectada negativamente.

No hay nada de malo tener sueños,  ideales y metas que deseamos alcanzar en nuestra vida secular; pero si el costo  implica poner en riesgo nuestro bienestar espiritual, emocional, familiar y  nuestro servicio a Dios; necesitamos reflexionar en ésta advertencia que nos  hizo Jesús: “¿Qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere  su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? (Mateo 16:26)

Dios entregó a Moisés un  mandamiento para que lo enseñase al pueblo de Israel, para que lo “pusieran  por obra aquí en la tierra…lo guardaran en su corazón…lo repitieran a sus hijos…y  lo escribieran en los postes de sus casas y en sus puertas” (Deuteronomio  6:1, 6-9)

¿Cuál era aquel mandamiento?

“Amarás a Jehová tu Dios de  todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas” (Deuteronomio 6:5)

Aproximadamente mil  cuatrocientos años después, un “intérprete de la ley le preguntó (a Jesús) por tentarle: Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? Jesús le dijo:  Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu  mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda  la ley y los profetas. (Mateo 22:35-40)

La palabra “prójimo” es  derivada del latín proximusy que literalmente significa “el  más cercano” o “el que está a tu lado”

¿Quiénes son las personas “más cercanas” a nuestra vida?

La respuesta debería ser obvia.  Si eres una persona soltera deberían ser tus padres y tus hermanos. Y si eres  una persona casada deberían ser tu cónyuge y tus hijos.

Si entendemos bien el  mandamiento que Dios le dio a la nación de Israel y la respuesta que Nuestro  Señor Jesús le dio al intérprete de la ley; entonces podemos deducir que una  persona que “Ama a Dios con todo su corazón”, nunca pondrá en riesgo su  vida espiritual con el fin de alcanzar sus sueños, ideales y metas aquí en la  tierra.

Asimismo, como resultado de su “relación saludable con Dios”; “amará a su prójimo”, o a las  personas que están “más cercanas” a su vida; y por lo tanto existirá un  balance correcto entre el tiempo que se le dedica a un trabajo o a una profesión,  con la vida familiar.

El Profesor Paush se comprometió  a “dar importancia a las relaciones personales y no a las cosas materiales” y nosotros como hijos de Dios debemos comprometernos a “Buscar  primeramente el reino de Dios y su justicia…”

¿Qué es lo que va a ocurrir?

“Todas las COSAS, NOS SERAN  AÑADIDAS” (Mateo  6:33)

El plan de Dios para el resto de  nuestras vidas es maravilloso, pero para experimentar Su bendición no debemos  tratar de modificarlo, “ni una jota, ni una tilde, hasta que todo se haya  cumplido” (Mateo 5:18)

(Continuará…)

Gracia y  Paz

Sergio

“Amigo  de Jesús”

Book your tickets