¿Maduro o +DURO? Parte 2

image-43

¿Maduro o +DURO?

Parte: II

El propósito de esta serie de artículos ha sido el de confrontar al lector con su nivel de “madurez” primeramente en su vida espiritual y luego como parte integral de la Iglesia; tratando de que comprenda que la falta de “madurez” en ambas áreas afectará irremediablemente la unidad del cuerpo de Cristo.

En la Parte I, presenté al grupo de los CARNALEScuya falta de “madurez” provocan en su corazón los sentimientos de celos y envidia; y por lo tanto se convierten en canales de disensiones y disputas en cualquier grupo del cual sean parte, sin importar si éste es secular o religioso.

Seguidamente, compartí acerca de los NIÑOS FLUCTUANTES; compuesto por personas cuya carencia del conocimiento básico de la sana doctrina, los hace propensos a ponerse del lado de aquellos que piensan que como Dios es amor “todos se van a ir al cielo”, debido a que por su razonamiento tan limitado y característico de los “niños” han llegado a la conclusión que “todos los caminos llevan a Roma”, con Jesús o sin El.

Existe otro clan en la iglesia que se distingue por usar expresiones como: “Si yo fuera…yo hubiera… o yo haría…”.

Hace muchos años atrás, que un servidor ha clasificado a este grupo como el “MINISTERIO DE LOS HABLADORES”.

Ellos y ellas, siempre tienen las “respuestas correctas para cualquier pregunta”, las “soluciones más apropiadas para resolver todo tipo de problema”, “los consejos perfectos para las situaciones que afectan a otras personas”, “etcétera”; pero a la hora que la iglesia tiene necesidad de usar sus increíbles dones y talentos, uno no los encuentra por ningún lado.

¿Qué es lo que están haciendo?

El “Ministerio de los Habladores”, está escondido esperando que el pastor tome una decisión respecto a una persona o un problema, para nuevamente salir a la luz y proclamar a los cuatro vientos: “Si yo fuera…yo hubiera…o yo haría…”.

La realidad es que si estas personas tuvieran la oportunidad de ser “pastores/as” de una iglesia o “líderes” de un ministerio; en menos de un año (y estoy siendo muy positivo) renunciarían a su posición, porque “son fuentes sin agua y nubes empujadas por la tormenta” (2 Pedro 2:17), o como decía un banderín que cuando joven les regalé a un grupo de mujeres que se reunía en mi casa una vez por semana: son miembros de la “SOCIEDAD DE AMIGAS DEL BLA, BLA, BLA”.

Los hombres y mujeres que Dios usa son “HACEDORES” y no “habladores”; son hombres y mujeres de acción como son los soldados, los atletas, los luchadores y los corredores, por nombrar algunos símiles que usa Pablo en relación al obrero aprobado por Dios.

Finalmente, encontramos un “rebaño” en todas las congregaciones que “TIENEN OTRO PASTOR/A” y que no es el pastor de la iglesia.  

Este grupo está compuesto por personas que su vida espiritual o su motivación de participación de las actividades de la iglesia está ligada al poder de influencia o decisión de otro hermano o hermana.

Si la persona a la cual han tomado como “pastor/a” de sus vidas se registra para un retiro, ellos/as harán lo mismo y así ocurre en el caso contrario que “su guía” decida no ser parte de una actividad programada por la iglesia.

El ejemplo que he presentado, se puede usar como parámetro para entender la conducta de estas personas débiles de carácter y ausentes de “madurez”, y que por consecuencia se han vuelto susceptibles a rendir el derecho del libre albedrío a la voluntad de otra persona.

El día de ajuste de cuentas con Dios, ninguna otra persona excepto Jesús, decidirá en donde nosotros pasaremos nuestra eternidad y aquel hermano o aquella hermana que tomaba decisiones por nosotros, no importa de cuánta bendición resultó ser para nuestras vidas, no estará a nuestro lado para darnos su mano para entrar al cielo o librarnos del castigo eterno.

La Biblia nos enseña a discipular a otros creyentes, pero no al grado de que los débiles en la fe se vuelvan dependientes de nosotros, fomentando así su raquitismo espiritual en vez de su “madurez”, que solamente proviene de “permanecer” en Jesús (Juan 15)

Para esta clase de personas es que Jesús dijo las siguientes palabras: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame” (Lucas 9:23)

La salvación es individual, por lo tanto cada persona debe aprender a “poner los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe” (Hebreos 12:2)

Las personas que pertenecen a cualquiera de los cuatro grupos clasificados de acuerdo a mi criterio personal, convergen en una sola conclusión: no son MADUROS sino +DUROS y siendo que sus vidas no son guiadas por el Espíritu Santo se convierten en instrumentos de Satanás para distraer al pastor y a la Iglesia de cumplir el verdadero propósito por el cual fue establecida en la tierra.

“Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado; y una casa dividida contra sí misma, cae. El que no es conmigo, contra mí es; Y EL QUE CONMIGO NO RECOGE, DESPARRAMA” (Lucas 11:17,23)

Gracia y Paz
Sergio
“Amigo de Jesús”

Book your tickets