En 2 Reyes 2:23-25 dos osos matan a 42 muchachos porque estos se burlaron de Eliseo. ¿Es ésta otra muestra de su misericordioso Dios?

apologetics400

Preguntas recibidas En 2 Reyes 2:23-25 dos osos matan a 42 muchachos porque estos se burlaron de Eliseo. ¿Es ésta otra muestra de su misericordioso Dios?

Es comprensible que una persona que lee el pasaje de 2 Reyes 2:23-25 sin ninguna preparación y conocimiento del carácter del Dios bíblico, encuentre el hecho narrado como una atrocidad. Los críticos indoctos de la Biblia toman ventaja del pasaje para vilipendiar a Dios. Pero leamos el pasaje primero:

23 Después subió de allí a Bet-el; y subiendo por el camino, salieron unos muchachos de la ciudad, y se burlaban de él, diciendo: !!Calvo, sube! !!calvo, sube!

24 Y mirando él atrás, los vio, y los maldijo en el nombre de Jehová. Y salieron dos osos del monte, y despedazaron de ellos a cuarenta y dos muchachos.

25 De allí fue al monte Carmelo, y de allí volvió a Samaria.

Confieso que cuando leí el pasaje por primera vez casi tomo la decisión de no burlarme jamás de los calvos. En primera instancia, la muerte de decenas de “muchachos”, como lo traduce la Biblia, crea la imagen mental de inocentes niños siendo masacrados como resultado de la decisión de Dios de honrar la maldición pronunciada por Eliseo. Sin embargo, esta noción es falsa.

Primero, la expresión neurim, traducida “muchachos”, puede ser traducida correctamente como “hombres jóvenes”. El contexto general de la Biblia revela que el término describe a personas entre los 12 y 30 años de edad. Ejemplo de esto lo encontramos en Génesis 22 donde Abraham iba a sacrificar a Isaac, probablemente en sus veintes. A su vez, la misma expresión se usa en 1 Reyes 20:14-15 en referencia a los integrantes del ejército[1]. Esto refuerza la noción de que los muchachos del episodio con Eliseo eran bastante grandecitos, si me permiten la expresión.

Segundo, Eliseo no era un hombre mayor, sino de la misma edad que ellos. Elías no era mayor de 25 años cuando ocurrió el incidente [2].

Tercero, previo al episodio Eliseo había realizado un milagro de misericordia en beneficio de toda la ciudad de Jericó (sanó las aguas malas). Esto establece el carácter de su ministerio de ahí en adelante. Los milagros tenían como objetivo ayudar gente en sus necesidades, afirmarlos en la fe, y establecer la autoridad de Dios en sus primeros representantes. Es en virtud del último propósito que Dios no puede tolerar la falta de respeto a sus primeros profetas. [3]

Cuarto, el incidente ocurrió en los alrededores de una ciudad pagana abiertamente enemiga de Jehová (aprox. A 10 millas de la ciudad de Jeroboam). Debido a que Eliseo recién comenzaba su ministerio, la burla ponía en riesgo la misión que Dios le asignó. Además, el insulto en público por parte de esta pandilla era, en última instancia, dirigido al Dios que Eliseo representaba. La blasfemia contra Dios era en esos tiempos confrontada con juicios y consecuencias severos. En un sentido profético, la muerte de los burladores es una sinopsis más, de las tantas en la Biblia, del juicio final sobre los enemigos de Dios.

Quinto, no se trató de una burla inofensiva, sino de una directa confrontación entre las fuerzas de Baal y el profeta de Jehová, quien recientemente había sanado las aguas contaminadas que eran la fuente de provisión para toda ciudad. El milagro, sin duda, socavó significativamente la reputación de Baal. Por otra parte, es muy posible que se tratara de cientos de hombres acosando a Eliseo. Si 42 fueron  las víctimas de los osos, es probable que el grupo consistiera de cientos. El Bible Knowledge Commentary sugiere que quizá los jóvenes fueran falsos profetas de Baal. El desafío, registrado en lenguaje coloquial de la época, implicaba que si Eliseo era realmente un gran profeta de Dios, debería subir al cielo como lo hizo Elías. El epítero “calvo” puede que sea una alusión asociada con los leprosos que se debían afeitar la cabeza como señal de su condición de inmundos.

Sexto, es posible que la conducta de los jóvenes comprendiera potencialmente más que una burla inofensiva. Me refiero a la posibilidad real de que este grupo tuviera la intención de emplear violencia contra Eliseo. En ese caso, el acto de Dios también encuentra justificación en el objetivo de proteger a su profeta y asegurar el desarrollo de su plan.

Por más información en el tema:

http://www.christian-thinktank.com/qmeanelisha.html

Notas:

  1. Hard Sayings of the Bible, Kaiser/Davids/Bruce/Brauch, IVP:1996.
  2. Hard Sayings of the Bible, Kaiser/Davids/Bruce/Brauch, IVP:1996.
  3. The Expositor’s Bible Commentary. Gaebelein, Frank E., ed., Vol I. Zondervan, 1979.

Pablo Santomauro

Book your tickets