¿Quiénes son los Cristadelfianos?

apologetics400

Preguntas recibidas

¿Quiénes son los Cristadelfianos?

Estimado hermano:

Este grupo no tiene una presencia significativa en el mundo hispano, y en su país de origen, EEUU, apenas reune unos pocos miles de seguidores. Por esta razón nunca hemos escrito ninguna perspectiva o estudio sistemático de esta secta. Curiosamente, su pregunta nos llegó a los pocos días de recibir información de que en Chile, los Cristadelfianos están apoyando financieramente a un caballero de nombre Francisco Saavedra, quien tiene un programa de radio que sale al aire cinco días a la semana (Diálogos Apostólicos). Hace algunos años tuve la oportunidad de debatir a Saavedra en el tema de la Trinidad, cuando aun no se había asociado con los Cristadelfianos. Según nuestro informante, Saavedra y su programa tienen en Chile un numeroso grupo de seguidores de afiliación cristiana, quienes por su pobre preparación doctrinal están aceptando las herejías del grupo.

En cuanto a la secta, usted puede encontrar amplia información en la red, pero a los efectos de satisfacer su consulta agregamos cierta información que aunque lejos de ser exhaustiva, puede serle de beneficio. Los Cristadelfianos surgen en el siglo 19, luego de los mormones y antes de los Testigos de Jehová y los Adventistas del Séptimo Día, exactamente en 1848, bajo la iniciativa de John Thomas. Este hombre, luego de pertenecer a una iglesia cristiana decidió separarse y crear su propia organización para enseñar sus extrañas doctrinas, confirmando así las palabras del apóstol Juan: “Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros” (1 Jn. 2:19).A pesar de afirmar que la Biblia es la Palabra de Dios inspirada plenamente, inerrante e infalible (cosa que muchos grupos sectarios afirman, ya que les cuesta poco decirlo de labios), los Cristadelfianos quitan con la mano izquierda lo que dan con la derecha, y eso lo vemos en la forma que interpretan la Escritura.

Para ellos solamente el Padre es Dios, negando por ende, la Trinidad. Jesús es el Hijo de Dios, pero no Dios Hijo. Sus argumentos para negar la Trinidad, la Deidad del Hijo y la del Espíritu Santo son prácticamente los mismos que los Testigos de Jehová esgrimen. Por lo tanto, sus posiciones pueden ser fácilmente refutadas señalando las falacias de su razonamiento. Para ello se puede utilizar nuestro escrito titulado “Los Testigos de Jehová y la Trinidad – parte 1”, que usted ya conoce.

Los Cristadelfianos no creen en la existencia de Satanás. Cuando aparece el nombre “Satanás” en la Biblia, ellos lo interpretan como que se trata de un adversario humano (ej: Nm. 22:22, y en todo el libro de Job), o simplemente como una ilustración de las tentaciones del mundo (1 Jn. 2:15-16). El término “diablo”, a su vez,  es sinónimo de “naturaleza humana” o “pecado” (Key To The Understanding Of The Scriptures, www.christadelphia.org/books/keystudy17.htm

Por supuesto que están equivocados, ya que el “diablo” y “Satanás” son términos  usados en forma intercambiable para la misma persona, como lo establece Apocalipsis 12:9 y 20:2. “Diablo” no es un término abstracto para describir la naturaleza humana o el pecado. El diablo es presentado en las Escrituras como un ser cognitivo. Cuando Jesús fue tentado, el diablo citó las Escrituras, lo que demuestra que posee una mente. El apóstol Juan escribió que “el diablo peca desde el principio” (1 Jn. 3:8). Esto significa que es un ser que puede tomar decisiones morales y es capaz de pecar.

En cuanto a la salvación, dicen que “creer, bautizarse y obedecer (en ese orden) son los pasos esenciales para obtener salvación” (christadelphia.org/archive/baptism.htm). En el mismo artículo leemos que cuando los Cristadelfos dicen que es necesario “creer”, no quieren decir lo que nosotros entendemos por creer (fe o confiar en los méritos de Cristo), sino que “creer” es redefinido como “adquirir conocimiento exacto”. Esto significa ganar conocimiento de la Biblia a través del estudio de sus enseñanzas. Quiere decir que según ellos, para que una persona pueda ser salva tiene que conocer la Biblia de principio a fin, lo que irónicamente coloca a la gran mayoría de cristianos en el grupo de los no salvos (mi comentario). Debo decir, además, que los Cristadelfianos son herejes también respecto a esto. Es cierto que para ser salvos debemos poseer cierta cuota de información necesaria (ver nuestro artículo “¿Qué debemos creer para ser salvos?”), pero creer en el sentido bíblico es confiar en la obra o méritos de nuestro Señor Jesucristo. Si leemos Juan 5:24, “El que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna”, veremos que “tiene vida eterna”, en el griego original no significa algo que se obtendría en el futuro. Cristo está prometiendo algo que puede ser poseído ahora, inmediatamente, en el presente, y que nunca tendrá fin, de ahí el tiempo presente en la conjugación “tiene”. La única condición que Cristo establece para la salvación es escuchar su palabra y creer en Dios. Creer significa, en este contexto, confiar o poner fe en que Dios dará vida eterna al creyente en base a creer, y creer solamente, nada más. Es obvio, además, que al insistir en el bautismo como requisito para la salvación, los Cristadelfianos no han escuchado las palabras de Jesús y no han creído al que le envió (el Padre).

Por último, mencionemos que la secta no cree que los humanos tenemos un alma o espíritu (o una naturaleza inmaterial) que sobrevive la muerte. Para ellos somos sólo un físico al que llaman alma y que deja de existir en el momento de la muerte. Yo, al igual que muchos hermanos en la red, he refutado esta doctrina exhaustivamente (La Aniquilación de los Injustos ¿Doctrina Bíblica? http://pastordanielbrito.wordpress.com/2009/02/20/1132/
Espero que esto tan breve sea de ayuda.

Bendiciones de su hermano y amigo,

Pablo Santomauro

Book your tickets