Cristianismo Pagano Otro libro de Frank Viola para no leer

apologetics400

Cristianismo Pagano

Otro libro de Frank Viola para no leer

Desde nuestro modesto puesto de atalaya, nos parece conveniente alertar a la comunidad cristiana de un caballero llamado Frank Viola. Este señor comenzó sus primeros pasos en el mundo de la literatura cristiana cuando era uno de los discípulos favoritos de Gene Edwards, líder del ala radical del movimiento de iglesias en las casas. Edwards es el autor de varios libros que critican la iglesia institucionalizada, específicamante la evangélica. Bien se dice que si usted quiere hacerse de un nombre, lo mejor es acaudillar  una causa que vaya en contra de lo que los cristianos aceptamos como tradicional. En otras palabras, rebélese contra algo, procure aparentar que es un académico y que está tratando de restaurar algo que con el paso del tiempo se perdió, y siempre habrá incautos que lo sigan. Este fue el caso de Gene Edwards. Debido a su hostilidad contra la iglesia tradicional, Edwards ha atraído a muchos que se encuentran social y psicológicamente insatisfechos con las iglesias de estilo tradicional, y también a aquellos que están descontentos cuando ven que muchas iglesias tradicionales se han alejado grandemente de lo que Cristo y sus apóstoles tenían en mente. Lamentablemente, fue peor el remedio que la enfermedad.

En las últimos años la influencia de Gene Edwards languideció significativamente, pero un discípulo suyo, Frank Viola, tomó la antorcha del ataque frontal a la iglesia moderna. El año pasado publicó un libro titulado Cristianismo Pagano, donde prácticamente reempaqueta las mismas ideas de Gene Edwards, comenzando por criticar los cultos dominicales, el orden del culto, el sermón, el edificio de la iglesia, la institución del pastorado, la vestimenta que usamos, los grupos de música, los himnarios, los coros, los salarios de los pastores, el bautismo y la Cena del Señor, la educación cristiana, etc. En el repertorio de Edwards, si mal no recuerdo, no se salvaban ni el púlpito ni las pobres bancas. Todo lo heredamos del paganismo o del catolicismo ¿podrá creer usted? El remedio para todo esto: deshacernos de estas prácticas y reunirnos en las casas.

La verdad es que yo investigué los argumentos y la información histórica dada por Frank Viola, así como por Gene Edwards unos años antes, y encontré que no son confiables en el mejor de los casos, y en el peor son falsos. Viola manipula la información y los argumentos y de esta forma have presa del cristiano nuevo o no discipulado, propiciando la decisión de muchos de no participar ya más en cosas de la iglesia. Yo encuentro increíble el hecho de que este libro, Cristianismo Pagano, esté ganando popularidad entre los creyentes de habla inglesa e hispana.

Debe quedar claro que la intención expresa del autor es que muchos cristianos se aparten de la “iglesia institucionalizada” (término usado por Viola para definir a las iglesias evangélico-protestantes) para que se unan a la “iglesia orgánica” o iglesia en las casas. El resultado de este llamado insólito es que muchos descontentos o tibios dejan la iglesia  totalmente para volver a su vida anterior.

Enfocándonos ahora en el libro y con la sola intención de advertir al cristiano, digamos que no hay en Cristianismo Pagano nada que no hayamos escuchado antes. Concedemos que los creyentes sinceros tenemos muchas excusas para estar desconformes con la situación en el campo evangélico, pero también sabemos que ese no es el caso en muchas iglesias, donde la fidelidad y la sujeción a Cristo son el común denominador. Si usted, amigo lector, se siente erróneamente atraído por los argumentos del libro de Frank Viola, recuerde que existen buenas iglesias “institucionalizadas” donde usted puede crecer y servir a Cristo en un ambiente de compañerismo y sana doctrina. Lo segundo que debe tener en cuenta, es que este libro contiene serios errores y distorsiones, así como datos completamente falsos. Nos permitimos dar un ejemplo del capítulo 2 del libro:

“Llegamos ahora a una de las prácticas eclesiásticas más sacrosantas de todas: el sermón. …… ¡Pero la asombrosa realidad es que el sermón no tiene ninguna raíz en las Escrituras! Más bien, fue tomado de la cultura pagana, y criado y adoptado dentro de la fe Cristiana …. Expresado de otra manera, ni las homilías (los sermones) ni la homilética (el arte de dar un sermón) tienen un origen cristiano. Fueron tomados de los paganos. Una corriente contaminada se introdujo en la fe cristiana y envenenó sus aguas. Y esa corriente fluye tan fuerte hoy como en el cuarto siglo”.

¿Puede usted creer esta absurdidad? ¿Los sermones no son cristianos? ¿Acaso es un error llamar “Sermón del Monte” a las enseñanzas de Jesús en Mateo 5-6? ¿El apóstol Pablo quizá nunca dio homilías en las congregaciones que plantó o visitaba? ¿Las palabras de Pedro durante Pentecostés no eran predicaciones? ¡Increíble!

Todo esto no es más que una repetición de anteriores conceptos que Gene Edwards, el Frankenstein que creó a Frank Viola, expresa en su libro Más allá de lo Radical (1996), libro que yo tuve oportunidad de refutar en un extenso trabajo anterior que nunca realmente salió a luz más allá de publicarse en un conocido foro cristiano de  internet. Mi amigo lector, parecería que de acuerdo a estos “revolucionarios” como Edwards y Viola, cuando el pastor un domingo a la mañana abre la Biblia y predica del texto, en realidad está tomando de las aguas envenenadas del paganismo que contaminaron el cristianismo, y no siguiendo el ejemplo de Cristo y los apóstoles. Es vergonzoso que cristianos puedan creerse esto.

Reafirmando nuestro punto un poco más, digamos que Jesucristo mismo entró en la sinagoga de Nazaret y predicó (como era su costumbre) desde el manuscrito de Isaías (en esta ocasión) (Lc. 4:16-27). ¿Le podremos llamar sermón a sus palabras? Pablo hizo lo mismo en Hechos 13:15-40. ¿Acaso Viola no ve la conexión entre el sermón cristiano y sus raíces judías? ¿Podemos llamarle “paganas” a estas raíces? ¡Claro que no! Es por eso que el autor de Cristianismo Pagano hace lo imposible para evitar la conexión. ¡Oh! Se me olvidaba.. ¿No le escribió Pablo a Timoteo diciéndole que  debería estar siempre pronto para predicar la Palabra? (2 Ti. 4:2)

Creo que este ejemplo es más que suficiente para inocular al lector de libros como Cristianismo Pagano, cuyo contenido es realmente un peligroso contaminante de las aguas claras y puras del Evangelio bíblico.

Pero aun hay mucho más veneno fluyendo del corazón de Frank Viola en las páginas del libro. En el capítulo 5, por ejemplo, vemos como Viola da rienda suelta a su amargura y su espíritu maligno. Imagínese usted con qué se ensaña don Frank, nada más ni nada menos que con la costumbre de muchos cristianos de vestirse bien para ir a la iglesia los domingos. Veamos una breve cita:

“Cada domingo a la mañana, más de trescientos millones de protestantes se visten con su mejor ropa para asistir al culto de iglesia.Pero nadie parece cuestionarse el porqué. Miles de pastores usan atuendos especiales que los separan de sus feligreses. Y a nadie parece importarle …. “Vestirnos de domingo” oculta un problema subyacente básico. Fomenta la ilusión exagerada de que somos de alguna forma “buenos” porque nos vestimos bien para Dios.. Es un acto de simulación deshumanizador y constituye un testimonio falso ante el mundo”.

Yo creo que no existe tema más trivial para criticar. Personalmente, las palabras de Viola no me llegan. Una camisa y un pantalón es todo lo que visto los domingos. Pero criticar a mis hermanos y hermanas que se visten un poco mejor (no hablo de los casos de ostentación), sólo puede nacer de un corazón pequeño y tóxico. Llamarle al vestirse bien “un acto de simulación deshumanizador” es el colmo de la barbaridad. Deshumanizador es un vocablo que solamente se puede usar para describir la segregación racial, el tráfico humano, el holocausto nazi, la explotación, etc., pero no para describir una práctica neutral como el vestirse. No estamos frente a un problema moral. Es obvio que Frank Viola ha perdido contacto con la realidad, o de lo contrario está usando mercadotecnia para lavar el cerebro de sus lectores

Por favor, entiéndase que en su libro, Frank Viola no está criticando a algunos pastores, algunas iglesias o algunas prácticas. No, Viola dice que la institución del pastorado, la iglesia como organización y todas sus prácticas (púlpitos, coros, bancas, etc.) son paganas, contaminadas, postbíblicas, y lo que a usted se le ocurra. Es por ello que es difícil tomar a este hombre en serio..

En realidad nunca había visto a alguien gastar tanta pólvora en chimango. Con todos los problemas que confronta la iglesia de Cristo hoy en día, Frank Viola, así como sus predecesores, no encuentran nada mejor que atacar las bancas de las iglesias y las corbatas de los pastores. Risible.

Por ultimo destaquemos el capítulo 11, donde ríos de tinta se despilfarran para hacernos creer que el orden de los libros del Nuevo Testamento debe ser corregido o alterado para que aparezcan en el orden que fueron escritos. Según Frank Viola, es imposible entender la historia del NT si los libros no son ordenados cronológicamente. Esta proposición de Viola no es más que una reiteración de lo que dijo su maestro hace trece años, nada nuevo. Edwards también decía que si no ordenábamos los libros del NT era imposible entender  “la trama o la historia”.

Un ejemplo típico lo cita “Seedsowers”, la publicadora de los libros de Gene Edwards, al mencionar la ilustración de Edwards de un libro que supuestamente empezara con la guerra de Vietnam, luego siguiera con la Segunda Guerra Mundial, y luego con la Guerra Civil en los EEUU. Edwards dice que el lector de tal libro estaría confundido al leerlo. De la misma manera, los cristianos nos confundimos cuando leemos las epístolas de Pablo ya que no están en orden.

La ilustración de Edwards es errónea porque ningún lector del supuesto libro tendría ningún problema para entender el material contenido en el libro. En realidad no se necesita tener un conocimiento exhaustivo de la Guerra Civil en América para poder entender la Segunda Guerra Mundial. ¿Acaso usted alguna vez usted no entendió alguna película (o documental) sobre la Segunda Guerra Mundial porque nunca vio antes una película de la primera? ¡Ridículo!

Resumiendo, el autor del libro Cristianismo Pagano propone que todos los que vinieron antes de él (y los que piensan como él), y los que no están con él, se encontraron y encuentran en el error. El pueblo de Cristo está esclavizado, según Viola, y él lo quiere liberar con este libro. Claro que también intenta liberarse a sí mismo. Cristianismo Pagano se vende a U$ 17..00 en el mundo de habla inglesa. Frank Viola se considera a sí mismo un revolucionario. Francamente, éste es un cliché favorito de los que tratan de lograr seguidores para sus causas estrafalarias.

Sobre el final del libro, Viola lanza el desafío para la persona que tuvo la paciencia de leerlo (es de esperar que el lector con discernimiento haya abandonado la lectura en el primer capítulo) para que abandone su iglesia evangélica. Viola escribe:

“Usted ha aprendido que las prácticas de la iglesia que supuso silenciosamente que eran bíblicas carecen por completo de mérito escritural. Ha descubierto el origen de esas prácticas. Sabe que no se originaron en Dios, sino en hombres, generalmente paganos. Y sabe que obstaculizan la intención final de Dios para con su iglesia. También ha tomado conciencia de que usted ha estado perdidamente dependiente de esas tradiciones tenaces. Aun ha estado atrapado por ellas. Ante esta luz asombrosa, le hago esta pregunta sucinta: ¿Abandonará usted estas tradiciones? ¿O seguirá practicando lo que usted sabe se opone a las formas de Dios? ¿Ignorará despreocupadamente lo que ha leído en este libro relacionado con sus prácticas de iglesia? ¿O será file a los haces de luz absoluta dentro de usted y hará un corte completo con la tradición del hombre …”

Ahí lo tenemos, Frank Viola le pide al lector que abandone su iglesia y siga su movimiento. Todo basado en un libro plagado de errores históricos y teológicos, falto de investigación rigurosa, lleno de retórica demagógica y sentimientos ponzoñosos donde el autor manipula las emociones del lector para llevarlo a que abandone su iglesia.

Si bien a primera vista Viola parece ser un portador de la verdad y un sincero reformista preocupado por la situación en las iglesias evangélicas, una investigación detallada nos revela que este hombre promueve doctrinas antibíblicas y perniciosas. Su ataque a las iglesias evangélicas históricas no tienen base lógica ni histórica, y lo peor de todo, la noción firme de que su movimiento es el único que está en la verdad, nos autoriza para calificar su pensamiento como definitivamente sectario.

Judas, el autor bíblico, nos advirtió sobre los falsos maestros como Viola. Ellos son como “nubes con agua” y “árboles otoñales sin fruto”, “doblemente muertos”, que entregan lo contrario de lo que prometen.

Lamentablemente son muchas las páginas en la red que promocionan sus escritos. Los cristianos no deberían promover ni referirse a Frank Viola en sus obras o predicaciones, ni poseer sus libros, ni en sus bibliotecas ni en las librerías, ni en sus websites  (a menos que estén ahí como parte de un propósito o ministerio que tenga que ver con discernimiento).

Comparemos las enseñanzas de Viola con las de verdaderos eruditos evangélicos en los diferentes tópicos, y veremos la falta de vida y del Espíritu Santo en las obras de Viola.

Finalmente, recordemos que Judas nos exhortó a “contender eficazmente por la fe una vez dada a los santos” (Jud. 3). <>

Pablo Santomauro

Book your tickets