”Orando & Empujando”

image-43

Orando & Empujando

Parte: I

Autor: Sergio A. Perelli

El lema de nuestra iglesia para el año 2010 fue titulado “Orando y Empujando”.

La primera palabra, tuvo su origen en el capítulo 5 y el versículo 17 de la primera Epístola de Pablo a los Tesalonicenses y la segunda en un capítulo del libro Cura Para Una Vida Común de la autoría de Max Lucado; que los matrimonios de nuestra congregación tuvimos la oportunidad de compartir  durante nuestra cena de cada mes en el transcurso del año 2009.

En el último capítulo de su primera carta dirigida a los miembros de la Iglesia en Tesalónica, el apóstol Pablo escribió una serie de exhortaciones a los hermanos y una de ellas fue: “ORAD SIN CESAR”.

Anteriormente, el siervo de Jesucristo había hecho un llamado a los santos de la capital de Macedonia a vivir una vida que fuera del agrado de Dios en preparación a la venida del Señor: “pues la voluntad de Dios es vuestra santificaciónpues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación.” (4:3, 7)

Aquellos que creemos en el Rapto de la Iglesia, conocemos que los últimos versículos del capítulo 4 de la carta mencionada, hacen referencia a éste evento en el cual Jesús viene a arrebatar a Su Esposa del Planeta Tierra.

¿Ha ocurrido el Rapto de la Iglesia de Cristo? ¿Verdad que no?

Entonces, las palabras que escribió Pablo a nuestros hermanos de la comunidad Cristiana en Tesalónica a mediados del Siglo I; también nos tienen a nosotros los que vivimos en el Siglo XXI como sus destinatarios.

¿Deseamos hacer la voluntad de Dios? ¿Deseamos apartarnos de la inmundicia de éste mundo y avanzar en la obra del Espíritu Santo en pro de nuestra santificación? ¿Deseamos en realidad vivir una vida que agrada a nuestro Padre Celestial?

¡Debemos de ORAR SIN CESAR!

¿Qué habrá querido comunicarnos el apóstol?

¿Qué debemos estar 24 horas de rodillas, con los ojos cerrados y con nuestras manos alzadas al cielo?

¡No lo creo así! Pero, lo que sí creo que Pablo quiso trasmitirnos al usar la expresión “ORAR SIN CESAR”, es que como hijos de Dios debemos tener una constante dependencia de nuestro Abba y por lo tanto nuestro corazón deseará intensamente estar en una comunicación incesante con El por medio de la oración con el propósito de permitirle cumplir Su voluntad en nuestro caminar diario por este mundo.

El pastor Mike Macintosh en la página 58 de su libro Enamorándome de la Oración escribió:

“La oración debe ser nuestra máxima prioridad. Es algo imprescindible para todo el mundo: papas, sacerdotes y pastores; madres, padres e hijos; jefes, obreros y supervisores; generales, primeros ministros y presidentes…nadie está por encima del don y la responsabilidad de orar. Disciplínate para establecer la prioridad de la oración en tu calendario”.

Asimismo, Franklin Graham el hijo de Billy Graham, el renombrado Evangelista del Siglo XX; en el mismo libro nos comparte lo siguiente:

“A través de los años muchas personas le han preguntado a mi padre, a qué atribuye él el impacto de su ministerio internacional. Su respuesta: “¡ORAD SIN CESAR!

Es obvio por los frutos de la vida de nuestro hermano Billy Graham que él leyó y obedeció la exhortación de Pablo a los Tesalonicenses.

¿ORAREMOS  también nosotros SIN CESAR? (Continuará)

Gracia y Paz
Sergio
“Amigo de Jesús”

Book your tickets