”Orando & Empujando” Parte 2

image-43

Orando & Empujando”

Parte: II

Autor: Sergio A. Perelli

En el artículo previo hicimos una reflexión basada en las palabras del apóstol Pablo “ORAD SIN CESAR” (1 Tesalonicenses 5:17); pero la segunda parte del lema escogido para nuestra iglesia en el año 2010 fue: “Orando & EMPUJANDO”.

El verbo “empujar”, literalmente aparece unas diez veces en la Biblia, pero en todos los casos en que es usado, el mensaje del contexto no tiene una connotación positiva.

De todas maneras, en las Sagradas Escrituras encontramos un gran número de versículos en los cuales se anima a los hijos de Dios a no solamente “orar”, sino también a “empujar”; pero usando verbos relacionados al que estamos usando como premisa del lema de nuestra iglesia.

Entonces, he aquí algunos ejemplos de lo que estoy tratando de compartir con Ustedes por los cuales la Palabra de Dios nos anima a “orar” pero también a ponernos en acción:

Esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas” (Josué 1:7)

Observe el lector la intensidad de los verbos subrayados: ¡ESFUERZATE, SE VALIENTE, CUIDA DE PONER POR OBRA, NO TE APARTES!

En el mismo capítulo, Dios le ordena Josué a avanzar con Su pueblo hacia la Tierra Prometida y no solamente le repite que se “esfuerce” y sea “muy valiente” además  lo exhorta: ¡NO TEMAS NI DESMAYES! (1:9)

No tengo ninguna duda que Dios escogió a Josué para que fuera el sucesor de Moisés porque era un hombre de “oración”, pero le puso muy en claro que para entregarle la posesión de Canaán, requeriría de su persona un compromiso inmutable a “empujar” a Su Pueblo a lograr el objetivo deseado.

No hay un solo hombre de Dios en el Antiguo Testamento a quien Dios haya llamado a cumplir un propósito en determinada época, que no haya sido un varón de acción y “empuje”.

Es verdad que en ocasiones la pasión y el fervor de algunos siervos de Dios los condujo a hacer cosas que no estaban en armonía con la voluntad de Dios y se excedieron en “empujar” pero como escribió Max Lucado en su libro Cura Para La Vida Común página 57: “El únicoerror es no arriesgarse a cometer uno”. 

El Nuevo Testamento, también está saturado de versículos cuyas palabras nos exhortan a “empujar” en nuestra vida Cristiana.

En la parte conclusiva de lo que conocemos como el Sermón del Monte, Jesús hablando a sus discípulos acerca de la oración, los exhortó de la manera siguiente:

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Mateo 7:7)

Observe el lector que los verbos están conjugados en presente imperativo: ¡PIDAN, BUSQUEN, LLAMEN!

Una persona que dice ser un vendedor, es bueno que esté familiarizado con el producto que vende, que conozca técnicas de venta y que sepa cómo escribir contratos; pero si no promociona al público lo que vende por diferentes avenidas; entonces ¿de qué sirve todo el conocimiento que posee si no está dispuesto a “empujar”?

Una persona que está desempleada puede comprar todos los periódicos matutinos de su área y recortar todos los avisos clasificados de ofertas de trabajo; pero si no toma su teléfono y comienza a hacer llamadas con el fin de concretar entrevistas, no va a ocurrir absolutamente nada.

¿No es lo mismo que enseñó Jesús a sus discípulos?

¡No se queden PIDIENDO nada más, también BUSQUEN y LLAMEN!

¿Qué es lo que va a ocurrir?

Porque todo aquel que PIDE, RECIBE; y el que BUSCA, HALLA; y al que LLAMA, se le ABRIRA” (Mateo 7:8)

¡ORAR & EMPUJAR!

¿Obedeceremos a Nuestro Señor Jesús? (Continuará)

Gracia y Paz
Sergio
“Amigo de Jesús”   

Book your tickets