¿Enseña Mateo 20:1-16 que todos tendremos igual recompensa?

apologetics400

¿Enseña Mateo 20:1-16 que todos tendremos igual recompensa?

 

En la parábola de los obreros de la viña los trabajadores recibieron todos el mismo salario a pesar de haber trabajado un número de horas diferentes. Esta parábola del reino ha sido mal interpretada por muchos, desde aquellos que sostienen que la historia justifica la reforma agraria hasta los que dicen que en la vida eterna todos gozaremos de la misma recompensa. La primera interpretación no es para tomar en serio, pero la segunda conduce a un malentendido que puede afectar negativamente el servicio del discípulo de Cristo.

Si Jesucristo hubiera enseñado que todos recibiremos la misma retribución en el estado eterno, estaríamos frente a una contradicción flagrante de la Escritura. En Mateo 16:27, Jesús mismo dijo: “Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras”. También enseñó la parábola de los talentos en la cual los siervos reciben de su señor de acuerdo a cómo habían usado los talentos que recibieron (Mt. 25:14-30). La Biblia enseña que habrá diferentes grados de recompensas en el estado eterno, dependiendo de nuestra fidelidad a Cristo durante nuestra vida terrenal. Jesús dijo: “He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra” (Ap. 22:12). El apóstol Pablo dice que las obras de cada creyente serán pasadas por el fuego (examinadas) y las que pasan la prueba harán posible que el creyente reciba su recompensa (1 Co. 3:14). En 2 Corintios 5:10, dice que todos los salvos compareceremos ante el tribunal de Cristo “para que cada uno reciba según lo que ha hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo”.

La enseñanza de la parábola en Mateo 20 no es que todas las recompensas serán iguales, sino que todas las recompensas serán por gracia. La historia muestra que Dios premia en base a la oportunidad, no simplemente por los logros. No todos los trabajadores tuvieron la oportunidad de servir a su señor por el mismo tiempo, pero todos recibieron la misma paga. Dios mira nuestra disposición así como nuestros actos y juzga de acuerdo.

Hay una advertencia implícita para el cristiano en la historia. Una vez que hemos entregado nuestra vida a Jesucristo, el tema de nuestra salvación ya no está en duda, pero las recompensas constituyen otro tema. ¡No perdamos nuestra recompensa! 2 Juan 8 dice: “Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, sino que recibáis galardón completo”. Y 1 Juan 2:28 lee: “Y ahora, hijitos, permaneced en él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en su venida no nos alejemos de él AVERGONZADOS”. <>

Pablo Santomauro

Para una explicación más detallada ver:

Hard Sayings of the Bible p.389-391.

When Cultist ask, p, 121-122.

Book your tickets