‘MIS AMIGOS” LOS ADVENTISTAS DEL SEPTIMO DIA – Parte XIV

image-43

“MIS AMIGOS” Los Adventistas Del Séptimo Día

Parte: XIV

¿Es la Biblia la única regla de autoridad para los Adventistas Del Séptimo Día? O ¿es necesario la sal y la pimienta o la “luz”  de los escritos de Elena G. de White para realmente comprender la verdad de Dios revelada en las Sagradas Escrituras?

Primeramente, veamos que escribió la “hermana White”  acerca de la Biblia:

“En su Palabra, Dios comunicó a los hombres el conocimiento necesario para la salvación. Las Santas Escrituras deben ser aceptadas como dotadas de autoridad absoluta y como revelación infalible de su voluntad. Constituyen la regla del carácter; nos revelan doctrinas, y son la piedra de toque de la experiencia religiosa.” (1)

“La Biblia, y solamente la Biblia, debe ser nuestro credo…la Palabra de Dios es infalible.” (2)

Yo pienso que todos estamos en armonía con las afirmaciones de Elena White en referencia a la Biblia, y en especial me gustaría resaltar la expresión “autoridad absoluta” escrita por su puño y letra.

A continuación, lo exhorto a que Usted haga un análisis profundo de lo que leerá en comparación de lo que ya leyó en las citas de los párrafos anteriores:

“Poco caso se hace de la Biblia, y el Señor ha dado UNA LUZ MENOR, para guiar a los hombres y mujeres a LA LUZ MAYOR” (Review and Herald, 20 de Enero de 1903) (3)

¡Usted ha leído bien…Elena G. de White se consideraba a sí misma UNA LUZ MENOR, escogida por Dios para guiarlo a Usted y a mí a LA LUZ MAYOR!

¿Recuerda el lector de que ya le advertí que los escritores Adventistas, comenzando con la “hermana White” han desarrollado a la perfección el arte de jugar con las palabras?

En el libro “Creencias de los Adventistas del Séptimo Día” y en la página 262 leemos:

“Los escritos de Elena de White no constituyen un sustituto de la Escritura. No pueden ser colocados en el mismo nivel…”

Pero, en la página siguiente aparece una cita de Elena White que dice:

“Tomé la preciosa Biblia, y la rodeé con los varios TESTIMONIOS PARA LA IGLESIA, dados para el pueblo de Dios…No estáis familiarizados con las Escrituras. Si os hubieseis dedicado a estudiar la Palabra de Dios, con un deseo de alcanzar la norma de la Biblia y la perfección cristiana, no habríais necesitado LOS TESTIMONIOS…(4)

¿Necesita el lector una “traducción” de lo que acaba de leer?

Mi paráfrasis de lo expresado por la “hermana White” es la siguiente: “Siendo que Ustedes son unos ignorantes de la Palabra de Dios, yo fui escogida para escribir TESTIMONIOS PARA LA IGLESIA y de esta manera guiar al pueblo de Dios a la perfección cristiana.”

¿Es Usted parte del pueblo de Dios?

¡Entonces Usted también necesita de los TESTIMONIOS PARA LA IGLESIA escritos por Elena G. de White!

¿Todavía no puedo convencerlo de que Elena White es la “LUZ MENOR” que alumbra a la “LUZ MAYOR”?

“La Palabra de Dios basta para iluminar la mente más obscurecida, y puede ser entendida por los que tienen deseos de comprenderla. Pero no obstante todo eso, algunos que profesan estudiar la Palabra de Dios se encuentran en oposición directa a sus más claras enseñanzas. ENTONCES, PARA DEJAR A HOMBRES Y MUJERES SIN EXCUSA, DIOS DA TESTIMONIOS CLAROS Y SEÑALADOS, A FIN DE HACERLOS VOLVER A LA PALABRA QUE NO HAN SEGUIDO.” (5)

Y una más para concluir el tema por el momento y que expresa brevemente el propósito de los “escritos” de la “mensajera del Señor”:

“Traer a nuestras mentes su Palabra, PARA DARNOS UN CLARO ENTENDIMIENTO(6)

¡Así ha dicho Jehová ‘HE AQUÍ ELENA WHITE LA LUZ MENOR QUE ALUMBRA LA LUZ MAYOR’! (Continuará)

(1) White, Elena G. de; El Conflicto De Los Siglos, pág. 9
(2) White, Elena G. de; Selected Messages, Book 1, p. 416
(3-5) Creencias de los Adventistas del Séptimo Día, págs. 262, 263.
(6) White, Elena G. de; Testimonies, Book 4, p. 246   

 

Gracia y Paz
Sergio
“Amigo de Jesús”

Book your tickets