LAS PUERTAS DEL HADES…

image-43

Las puertas del Hades…

Autor: Sergio A. Perelli

En mi serie de artículos ¡Mis Rodillas No Se Doblarán!, que Usted puede leer en la página de calvarychapelamistad.org/cca, un servidor hace una amplia cobertura de los avances de la religión del Islam en todas las regiones del mundo.

De todas maneras en esta oportunidad, decidí abordar nuevamente la temática debido a un mensaje de texto que una hermana me envió a mi teléfono celular que uso en el Uruguay, y que en resumen expresaba lo siguiente: “lamento tener que reconocer que la religión de los musulmanes, terminará por exterminar al cristianismo“.

Desconozco si la falacia de perspectiva de pensamiento de esta hermana ha sido expresada al pastor de la iglesia en donde se congrega; pero lo que sí puedo asegurar es que si ella se atrevió a confesar su sentir a alguien que no conoce personalmente, lo más probable es que lo haga con otros miembros de su iglesia, los cuales en su mayoría posiblemente eviten contradecirla en pro de la paz fraternal, y otros en el peor de los casos compartan su posición errónea debido a la ignorancia de las Sagradas Escrituras y de la Historia Eclesiástica a través de las edades comenzando con la Iglesia Cristiana del Siglo I d.C.

Hace dos mil años atrás el Señor Jesús describió enfáticamente al diablo como ‘homicida desde el principio‘ (Juan 8:44), y para ese entonces la historia de la humanidad tenía cuatro mil años de existencia.

‘Desde el principio’, el objetivo de Satanás fue primeramente eliminar a Jesús, y es obvio que no pudo. Su primer intento fue durante los primeros dos años de vida del Mesías, maquinando su eliminación por medio de Herodes, pero no lo logró. Tres décadas después, Satanás sedujo a los líderes religiosos de Israel para que instigaran a las autoridades romanas a condenar a nuestro Señor como un criminal. Ustedes conocen lo que ocurrió el Domingo que siguió el atardecer de aquel Viernes en el Monte Calvario: “Jesús resucitó conforme a las Escrituras” (1 Corintios 15:4).

La alegría del príncipe de las tinieblas solamente duró tres días; la Cruz para Satanás es un símbolo de derrota, pero para Dios Padre y nosotros: de suma victoria.

‘Desde el principio’ de la Historia de la Iglesia, 10 olas de atroces persecuciones por parte del Imperio Romano comenzando con Nerón (64 d.C.) y terminando con Diocleciano (303 d.C.) no pudieron acabar con los seguidores del Camino.

Siglo tras siglo como ‘desde el principio’, Satanás ha intentado dar fin a los cristianos. Es una realidad que millones de hijos e hijas de Dios han sido martirizados en todas las épocas por  no negar la fe en el autor y consumador de la salvación de sus vidas.

Y es también verdad que la persecución y martirio de los cristianos sigue y continuará ocurriendo hasta que Jesús vuelva por su Iglesia; y esto no debiera ni sorprendernos ni desanimarnos porque fue profetizado por el mismo Jesús: “Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán” (Juan 15:20).

¿Ha podido Satanás exterminar al cristianismo? No pudo lograrlo con Herodes, no pudo hacerlo con el Imperio Romano, no lo hizo con Hitler y tampoco obtendrá su objetivo con los Musulmanes. ¿Por qué?

Tertuliano (150 d.C.-225 d.C.?), un renombrado abogado y catedrático de su época escribió: “La sangre de los mártires, es la semilla de la Iglesia”.

Los verdaderos discípulos de Jesús no debemos tenerle miedo “a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar, mas bien a Aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno” (Mateo 10:28); y tampoco debemos preocuparnos por el futuro de la verdadera Iglesia, porque su fundador nos dejó una promesa: “LAS PUERTAS DEL HADES (INFIERNO) NO PREVALECERAN CONTRA ELLA” (Mateo 16:18).

Gracia y Paz

Sergio

“Amigo de Jesús”

Book your tickets