¿Cómo es tu ACTITUD?

El uso de la palabra actitud puede hacer referencia a la “postura corporal” o a la “disposición  de ánimo” de una persona.

La palabra actitud, no  aparece en la Biblia como tal, pero las Sagradas Escrituras tienen muchísimos  versículos y eventos de los cuales podemos inferir en su aplicación espiritual  que Dios nos deja una lección respecto a cómo debe ser la actitud de sus  hijos.

Los tres evangelios sinópticos  nos relatan el encuentro de Jesús con una persona que conocemos como el joven  rico.

Jesús ordenó al joven vender  todo lo que tenía y dar sus ganancias a los pobres, como una condición para  seguirlo. Marcos 10:22 nos dice: ” Pero él, afligido por esta  palabra (disposición de ánimo), se fue (postura corporal) triste (disposición de ánimo).” 

El Salmo 119, comienza  diciendo: “Bienaventurados los perfectos de camino, los que andan  en la ley de Jehová. Bienaventurados los que guardan sus testimonios. Y con todo el corazón le buscan.(vs. 1, 2)

El autor del Salmo 119, lo que en realidad nos está enseñando  es que los hijos de Dios que “caminen  derecho” (postura corporal) y “buscan hacer Su voluntad con todo  el corazón” (disposición de ánimo) recibirán la bendición de Dios en  sus vidas.

La Biblia abunda en ejemplos de  cómo una persona o grupo de personas han respondido ante diferentes  circunstancias en sus vidas.

Los expertos en la materia  clasifican a una determinada manera de reaccionar de una persona diciendo: “tiene  una actitud negativa” o “tiene una actitud positiva“.

¿Cómo es tu ACTITUD en  tu vida?

¿Eres una persona llena de  amargura, rencor, envidia, crítica , etc.? O ¿eres una persona dichosa de ser un  hijo o hija de Dios, que se deleita en hacer Su voluntad aún en medio de las  pruebas y la adversidad?

Alguien dijo que nuestra actitud refleja con qué tipo de lentes miramos nuestra vida. ¿Refleja tu  vida que tienes tus lentes empañados por las tinieblas del desánimo o que  tienes tus lentes esclarecidos con la luz de Jesús.

“Mientras más vivo, mejor  entiendo el impacto de la actitud en la vida. Para  mí, la actitud es más importante que los hechos. Es más importante  que el pasado, la educación, el dinero, las circunstancias, los fracasos, los  éxitos, lo que piensan, dicen, o hacen los demás. Es más importante que la  apariencia, las habilidades o los recursos. La actitud construirá  o destruirá una compañía, una iglesia o un hogar.

Lo más importante es que cada  día tenemos que escoger cuál va a ser la actitud con la cual enfrentemos ese día.  No podemos cambiar nuestro pasado, no podemos cambiar el hecho de que la gente  actuará en determinada forma. No podemos cambiar lo inevitable. Lo único que  podemos hacer es tocar en la única cuerda que tenemos, y esta cuerda es nuestra actitud. Soy un convencido de que la vida es  diez por ciento lo que me sucede y noventa por ciento cómo reacciono a lo que me  sucede. Y lo mismo ocurre con usted…NUESTRAS ACTITUDES ESTAN EN  NUESTRAS MANOS.Charles Swindoll

Gracia y Paz

Sergio

“Amigo de Jesús”   

Book your tickets