Ghid de strategie la poker: Înapoi la bază TOP OFERTE LA CASE DE PARIURI ONLINE Promoții Baumbet cu Premii Renunță Novomatic la loto? Circus Brilliant Ponturi Pariuri Ofertă 40 Rotiri Gratuite Fortuna VIDEO: Cum funcționează bonusurile la cazinouri online Happy Hour Admiral – 25% până la 100 RON la a doua depunere Hyacinth Swanson Top 5 ponturi la casino online. Partea II Câștigurile săptămânii la NetBet, Admiral și Vlad Cazino Cele mai mari câștiguri ale săptămânii la casino Câștiguri mai mari cu sloturi online bonus fără depunere! Bonus Fără Depunere Superbet – 20 Runde Gratis Playzido - Scurt istoric și prezentarea portofoliului de jocuri online Jackpot casino online - descoperă ultimele oferte! Road to Las Vegas - ediția cu numărul 19 Red Rake Gaming și 888 Casino într-un nou parteneriat Promoții, oferte și bonus pariuri, poker, casino 2021! - Toate articolele VIDEO: Cum îți folosesc cazinourile datele Pariuri speciale, virtuale și eSports la Admiral Endorphina licențiată ONJN pentru a activa în România Kasimpasa vs Istanbul Bașakșehir, Ponturi Pariuri Super Liga, Turcia, 22.04.2021. Disperarea campioanei Vault of Fortune – slot nou de la Yggdrasil kinogrecia Jacks or better breakout poker poker tracker Promoția Noua Colecție de Turnee 888poker

¿A Quién Iremos?

image-43

¿A Quién Iremos?

Autor: Sergio A. Perelli

La pregunta que leemos como título de este artículo, interesantemente fue pronunciada por Simón Pedro, en respuesta a una pregunta que Jesús les formuló directamente a los doce: “¿Queréis acaso iros también vosotros?” (Juan 6:67).

Pero, ¿qué fue lo que ocasionó que de los labios de nuestro Señor brotara una pregunta tan incisiva o tajante?

El relato previo del Evangelio que ya he citado, nos deja saber de que Jesús había regresado a Capernaum, escapando de una multitud que tenía las intenciones de “apoderarse de él y hacerle rey” (6:15), después de haber alimentado a unos cinco mil varones con cinco panes de cebada y dos pececillos.

En el mismo comienzo de su ministerio público y después de ser bautizado por Juan el Bautista en las aguas del río Jordán;“Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo” (Mateo 4:1).

Y Ustedes recuerdan, ¿en qué consistió la tercera tentación? Satanás, llevó a Jesús a la cima de un monte y desde allí “le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares” (4:8).

El diablo aunque en la tentación en el desierto demostró conocer muy bien las Escrituras; es obvio que había interpretado incorrectamente las palabras proféticas que el ángel Gabriel le había pronunciado a María cuando le anunció del nacimiento de Jesús: “Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padrey reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin” (Mateo 1:32, 33).

Por lo tanto, en aquel día; astutamente le ofreció a nuestro Señor, convertirse en el rey del Planeta Tierra, pero nosotros conocemos la respuesta que le dio Jesús a Satanás que trajo como resultado que el diablo lo dejara.

En la ocasión de la alimentación de los cinco mil varones; observamos que la gente persistió en su plan de acción, y al día siguiente: “fueron a Capernaum buscando a Jesús y hallándole le dijeron: Rabí, ¿cuándo llegaste acá?” (Juan 6: 25).

Uno pudiera pensar que Jesús se derritió de emoción al presenciar que una multitud de personas, se tomaron la molestia de venir a buscarlo a la ciudad en donde vivía, aún desde otras poblaciones ubicadas al otro lado del Mar de Galilea; y en especial sabiendo que deseaban “hacerle rey”.

Miles de pastores, evangelistas y apóstoles de la Iglesia de Siglo XXI; le hubieran solicitado a sus directores del Ministerio de Relaciones Públicas o de Marketing, llamar a todos los medios de comunicación de la ciudad, para dejarles saber de la fama e impacto social de sus ‘ministerios’ o mejor dicho de sus reinos terrenales. ¡No ocurrió así con Jesús!

Previo al milagro de la alimentación de los cinco mil, El ya había establecido con muchísima claridad que: “Gloria de los hombres no recibo” (Juan 5:41) (Continuará)

Gracia y Paz
Sergio
“Amigo de Jesús”

Book your tickets